Compartir
Publicidad
Todo sobre el alga espirulina: propiedades, beneficios y su uso en la cocina
Alimentos funcionales

Todo sobre el alga espirulina: propiedades, beneficios y su uso en la cocina

Publicidad
Publicidad

La espirulina también conocida como alga verde- azul, es una de las algas más populares en el mundo de los suplementos alimenticios dedicados al fitness. Para que conozcamos un poco más sobre este nuevo aunque famoso alimento, os contamos todo sobre el alga espirulina: sus propiedades, beneficios y usos en la cocina.

Las propiedades del alga espirulina

El alga espirulina es uno de los alimentos de origen vegetal más concentrado en buenos nutrientes, sobre todo, destaca su contenido en proteínas que puede rondar el 60% en el alga deshidratada y se acompaña de un buen aporte de fibra, hidratos complejos y grasas en menor proporción entre las que destacan las poliinsaturadas o esenciales para el organismo.

También es importante su aporte de vitaminas y minerales que nuestro cuerpo necesita como vitaminas del complejo B, calcio, hierro, potasio, yodo, carotenos y vitamina E, éstos dos últimos con función antioxidante.

El alga cruda o fresca, es al igual que un vegetal, muy pobre en calorías y rico en agua, pero continúa teniendo un porcentaje superior de proteínas con respecto a otros vegetales, por lo que, ésta característica resulta particularmente atractiva para dietas vegetarianas.

Aunque como todo vegetal no tiene proteínas completas porque en este caso, posee escasos aminoácidos azufrados, su perfil proteico no deja de ser considerable debido a la cantidad de este nutriente que concentra.

Espirulina2

Beneficios del alga espirulina

Por su riqueza nutricional, el alga espirulina se utiliza ampliamente como complemento alimenticio que puede tener diferentes efectos en el organismo, entre ellos, como promotor del sistema inmunológico debido a que se ha comprobado que estimula la actividad de células de defensas y la producción de anticuerpos que pueden actuar contra virus y bacterias e incluso, tener un efecto anticancerígeno natural.

Asimismo, su fibra podría actuar como prebiótico en el intestino favoreciendo la actividad de la microflora de nuestro organismo y ello, elevar las defensas, pero también, se ha investigado su potencial para reducir la nefrotoxicidad de metales pesados y drogas y su capacidad de disminuir la radiotoxicidad.

Por otro lado, su riqueza en proteínas y en antioxidantes vuelve a la espirulina en un interesante complemento deportivo, pues científicos taiwaneses han demostrado que su uso como suplemento reduce el daño muscular y el estrés oxidativo que puede ocasionar el ejercicio en personas no entrenadas e incluso, reduce el agotamiento físico y puede favorecer la recuperación tras el esfuerzo.

Asimismo, por su contenido en antioxidantes, proteínas, fibra y micronutrientes esenciales, un estudio publicado en Cardiovascular Therapeutic señala que la espirulina favorece la prevención de enfermedades cardíacas y vasculares debido a su poder hipolipemiante y antiinflamatorio, aunque también, podría contribuir a reducir o controlar la glucosa en sangre, lo cual se traduce en un efecto antidiabético.

Por último, aunque muchos utilizan el alga espirulina como suplemento para perder peso, su eficacia aun es incierta y no hay estudios que puedan comprobar su utilidad en este sentido, aunque, por su riqueza en proteínas y en fibra, podría contribuir junto al entrenamiento a conservar una buena composición corporal y mantener la salud por todos los beneficios antes dichos.

Batido

Cómo usar espirulina en la cocina

Dados los variados beneficios y los muchos nutrientes que puede ofrecer la espirulina, muchos desearemos comenzar a emplear este alga en nuestros platos. Podemos incorporarla desecada como se encuentra en la mayor parte de los suplementos que encontramos en tiendas específicas o herbolarios, o fresca, tal como si fuera un vegetal.

Así, podemos elaborar un batido de espirulina para beber tras el entrenamiento o como parte de un desayuno o merienda, o bien, podemos acudir a platos más elaborados puede ser una sopa de algas en la cual añadimos espirulina fresca o desecada.

Dado que podemos lavar la espirulina y emplearla tal como usaríamos cualquier otra hoja verde, es posible también elaborar salteados, empanadas o tartas combinando este alga junto a otros vegetales o carnes por ejemplo.

Si la empleamos desecada, podemos añadir una cucharada de alga espirulina a una salsa, a un relleno de empanada, a una ensalada, a la avena del desayuno, batidos, guacamole u otras preparaciones para enriquecerlas con sus buenos nutrientes y propiedades.

Bibliografía consultada | Journal of the Sciences of Food and Agriculture, Volume 18, Issue 11, November 1967, Pages 497–501; Current Pharmaceutical Biotechnology, Volume 6, Number 5, October 2005, pp. 373-379(7); Journal of Applied Phycology, April 1993, Volume 5, Issue 2, pp 235–241; European Journal of Applied Physiology, September 2006, 98:220; Cardiovascular Therapeutics, Volume 28, Issue 4, August 2010, Pages e33–e45; Diabetologia Croatica 35-2, 2006 31 y American Family Physician, November 1, 2004, Volume 70, Number 9 www.aafp.org/afp

Imagen | iStock

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos