Baños marinos, la solución para conseguir una piel perfecta

Sigue a

Mar

Como venimos diciendo desde hace unos días, el verano es tiempo de playa y con ello de largas sesiones sumergidos en el agua del mar. Este medio es muy adecuado para realizar una serie de deportes acuáticos como la natación, pero también es una buena manera de refrescarnos cuando el calor más aprieta. A simple vista parece un pasatiempo sin importancia en los meses estivales, pero es más que eso, ya que los baños marinos son algo muy beneficioso para la salud de nuestra piel y si ahondamos un poco más, la de nuestro cuerpo en general.

El mar es un medio lleno de innumerables riquezas que nos brindan cada día para hacer mejor nuestra vida. El agua y la sal que ésta contiene es otra de las cosas que nos ofrece este medio. Hay que tener en cuenta que el mar se mueve constantemente en movimientos circulares, entrando en contacto con diferenmtes terrenos y lugares formados por composiciones geográficas y de materiales diversos. Esto es precisamente lo que hace que el agua de mar tenga una gran riqueza mineral, tal que no se encuentra nada igual en ninguna parte.

Aportes minerales

La riqueza mineral del agua marina es lo que vamos a destacar en este post, y es que precisamente esto es lo que hace que esta agua sea tan beneficiosa para nuestra salud. El agua de mar hace que nuestra piel reciba una gran cantidad de sustancias que necesitamos para estar en perfecto estado. A pesar de que muchos no lo tengamos en cuenta, la piel absorbe parte de las sustancias que recibe del exterior. En el caso del agua de mar, la piel pasa largo rato sumergida en el mismo y expuesta a sus sustancias y contenido. Esto hace que nuestro organismo absorba gran parte de estos componentes que tiene el agua de mar. Estos minerales entrarán a formar parte de nuestro cuerpo y a enriquecer y mantener los niveles óptimos del cuerpo.

Uno de los principales beneficios que nos aportará este contacto directo con el agua de mar es la vitalidad y la energía que nos trasmitirá ésta, y es que al mantener nuestros electrolitos cargados y en unos buenos niveles, conseguiremos estar más enérgicos y con mejor predisposición ante cualquier suceso que se presente en nuestra vida. Por esto en vacaciones solemos cargar las pilas y relajarnos, y es que los baños marinos tienen mucho que ver en esto, pues no solamente la sensación de flotar en el agua nos ayudará a estar más relajados, sino que además contribuirá mucho más a esa relajación por todo lo que nos aporta y ya hemos comentado con anterioridad.

Una piel sana

Pero no solo nos aportará beneficios internos, sino que los baños marinos son muy buenos para conseguir una piel sana. Sobre todo a la hora de acabar con dolencias como alergias, eccemas, descamaciones… La concentración mineral que tiene el agua marina hará que todas estas dolencias acaben por desaparecer, ya que estos minerales tienen la cualidad de acabar con las bacterias y microorganismos que pueblan estas dolencias. Esto hará que se acelere la curación de las mismas y la recuperación de la piel se desarrolle de manera rápida y eficaz. Además, el aporte mineral mantendrá nutrida nuestra piel, consiguiendo que ésta se muestre mucho más eláctica y saludable.

Es cierto que si los baños marinos los acompañamos de baños de barro marino el efecto será aún mayur y mejor, ya que éstos nos ayudarán a acabar con las pieles muertas que se acumulan en nuestro cuerpo, mejorando y facilitando la absorción de nutrientes minerales a través de las capas más externas de la piel. Urilizar algas para cubrir la piel también es un abuena opción para conseguir nutrir la piel al máximo, y es que cualquier producto proveniente del mar será de gran beneficio para el perfecto estado de la piel y la carga de energía hy de minerales por parte de nuestro cuerpo.

Imagen | Dyala-Photography

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

5 comentarios