Cuida el entorno y protege tu alimentación equilibrada

Síguenos

comiendo


La conducta alimentaria es determinante de nuestra decisión de comer y sobre ésta, tiene gran influencia el entorno en que generemos la ingesta de alimentos, por eso, es importante conocer de qué forma el ambiente afecta el consumo alimentario y cómo podemos modificarlo para lograr un dieta más saludable.

La compañía, la atmósfera, las creencias culturales, las experiencias previas y demás, influyen en la selección de alimentos así como en las características de su consumo. Por eso, hoy te proponemos cuidar el entorno para proteger una alimentación equilibrada.

Básicamente debemos poder reconocer aquellos ambientes o aspectos de la comida que nos empujan a comer más y de peor calidad de manera de contemplarlos si queremos equilibrar la alimentación o perder peso comiendo sano pero menos.

Por ejemplo, la gran variedad de colores en una comida, nos incentiva a comer, porque su aspecto atractivo nos seduce. Entonces, al momento de dar color a la comida, será mejor hacerlo con alimentos hipocalóricos, tales como frutas o verduras.

Por otro lado, las temperaturas templadas son menos estimulantes del aparato digestivo y por ello, podemos comer más, mientras que las temperaturas muy frías o calientes, congestionan la mucosa gástrica y requieren de mayor trabajo por parte del sistema digestivo, lo cual, reduce la ingesta alimentaria al saciar más rápidamente.

Respecto a la compañía de personas, se sabe que quienes comen solos con frecuencia comen menos, pues no se dedica tiempo a la comida y la distracción suele ser inferior. Asimismo, cuando comemos acompañados, el momento de la comida se extiende por más tiempo y ésto, es un factor que nos empuja a comer de más. Y muestra de esto son las comidas familiares en donde es más fácil perder el control de lo que ingerimos.

Por otro lado, tener mucho tiempo libre o estar aburrido nos empuja a comer más e incluso, muchas veces comemos fuera de casa para ocupar el tiempo de ocio, y en un restaurante, generalmente comemos más y tenemos prácticamente nulo esfuerzo.

Estos establecimientos de comidas utilizan factores tales como la música o la iluminación para incentivar el consumo, ya que las luces suaves y bajas desinhiben y relajan a los comensales favoreciendo un mayor tiempo de consumo de alimentos así como la reducción en el control de la ingesta de alimentos.

Asimismo, la música relajante y placentera para los comensales estimula su tiempo de permanencia en el lugar, durante el cual siempre algo se consume o bebe, por lo tanto, ayuda incrementar la ingesta. Por el contrario, los ruidos pueden condicionar la ingesta de alimentos al favorecer el consumo descontrolado y veloz de alimentos, aunque la estadía suele ser menor si los sonidos son molestos.

Por otro lado, ver un show mientras comemos, mirar televisión o trabajar simultáneamente al momento de consumo de alimentos, no ayuda a controlar la inegsta, ya que perdemos conciencia de lo ingerido.

Ya sabemos todos los factores que influyen en la conducta alimentaria, independientemente de si tenemos hambre o no, por eso, al momento de comer, procura tener el entorno en cuenta para cuidar tu alimentación y volverla cada día más saludable.

Comer sin distracciones, moderar las raciones antes de comer y masticar bien los alimentos, así como elegir ingredientes sanos para la elaboración de las comidas, son factores a considerar para que el entorno no nos empuje a comer peor ni en más cantidad.

Vía | Consumer
En Vitónica | Algunos consejos para comer menos sin darnos cuenta
En Vitónica | ¿Por qué es importante comer despacio?
Imagen | Ewan-M

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

2 comentarios