¿Por qué los flacos no engordan y los obesos no adelgazan?

Síguenos

delgado-gordo

La respuesta es contestada al 50% por los genes y otro 50% por la comida y el deporte que se haga. Es la cruda realidad, podemos cuidarnos mucho, hacer dieta y deporte, pero si nuestros genes tienden a que acumulemos grasa contra eso no se puede luchar.

Es lo que les suele ocurrir a las personas delgadas, por mucho que coman no engordan, su cuerpo está diseñado genéticamente para no acumular grasa y no cargar con lastre. Y si se hace deporte con más razón aún, donde gran parte de las calorías consumidas se pierden en el calor que producen las contracciones musculares.

A las personas obesas les suele pasar lo contrario, tienden a almacenar más grasa porque sus genes creen que es bueno y beneficia a la supervivencia. Contra esto sólo se puede luchar con buena alimentación y deporte, para que lo que comamos sea equilibrado y para que el deporte gaste esas reservas inútiles.

Pero tampoco hay que dormirse y descuidar la alimentación si se es delgado, con el paso de los años el metabolismo se hace perezoso y se tiende al sobrepeso, más aún cuando la alimentación no es equilibrada.

También hay que aclarar que estar delgado no es sinómino necesariamente de estar sano al igual que tener sobrepeso no tiene porque ligarse a enfermedad. Una persona delgada puede tener peor salud que una con sobrepeso y viceversa, todo depende del estilo de vida.

Se tenga sobrepeso, obesidad, normopeso o delgadez, dieta sana y ejercicio no deben faltar en nuestra vida. Nuestros genes y antecesores pueden condicionar en parte nuestro peso y constitución, pero lo que hagamos con nuestro cuerpo también va a determinar el resultado final, hay que saber cómo equilibrar la balanza.

En Vitónica | El ejercicio físico puede ganarle a los genes para combatir la obesidad
En Vitónica | Mi dieta no te sirve a ti, no tenemos los mismo genes

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

4 comentarios