Una dieta equilibrada en invierno

Síguenos

frutas


Con las bajas temperaturas y ya en presencia del invierno, es claro que la alimentación se modifica por la inclusión de algunos alimentos que, en detrimento de otros, puede dar origen a un indeseado aumento de peso. Por eso, te daremos algunas pautas a tener en cuenta para lograr una dieta equilibrada en invierno.

Llevar una dieta variada, adecuada a las bajas temperaturas y que incluya alimentos de temporada es posible, solo requiere de nuestra planificación y creatividad para no perder el equilibrio calórico que logramos en la alimentación durante las estaciones anteriores.

Lo primero que tendemos a hacer es eliminar las ensaladas de vegetales de nuestra dieta para empezar a incorporar mas cereales, salsas y carnes. Sin embargo, el cambio de temperatura no debe impedir la ingesta de ensaladas, solo debemos prepararlas de otra forma.

Por ejemplo, es posible preparar una ensalada de vegetales grillados o con hortalizas salteadas que queden crujientes. Asimismo, podemos incorporar colores a nuestra dieta con la inclusión de las frutas y verduras de temporada que, a un bajo costo, nos permitirán lograr con mayor facilidad una dieta sin carencias nutricionales.

Con respecto a los cereales, no podemos dejar de incluirlos, pero existe una manera mas adecuada de moderar su ingesta y aprovechar su consumo para nutrirnos sanamente. La clave esta en escoger aquellos que mas fibra contienen, por ejemplo, los cereales integrales, los granos enteros, las legumbres, ya que sumado a su energía y su fibra, nos ofrecen mas vitaminas y minerales que sus pares refinados.

Además, los cereales integrales podemos acompañarlos con vegetales salteados o en forma de cazuelas, cocinar unas ricas lentejas con verduras. Esta forma de inclusión, permite lograr una preparación con mas fibra, mas color, mas nutrientes y que brinda mas saciedad al organismo.

Por otro lado, el invierno es un buen momento para incorporar la tan saludable sopa, que también puede incluir vegetales, carnes y cereales, pero que su gran contenido acuoso nos ayudara a hidratarnos al mismo tiempo que nos brinda pocas calorías en mucho volumen debido a la gran cantidad de agua.

La hidratación no puede dejarse a un lado, ya que, aunque las temperaturas sean menores, el agua es esencial para que nuestro organismo funcione adecuadamente. Por eso, otro de los recursos es, además de incluir agua y sopas, reemplazar los yogures por leche, cuyo contenido acuoso es mayor y que, a diferencia del yogur, puede consumirse caliente para templar al organismo.

Respecto a las carnes, no podemos dejar de cuidar su contenido de grasa, pues el cuerpo solo requiere un poco mas de calorías para mantener la temperatura corporal, pero que estas deriven de grasas saturadas o de los azucares simples contenidos en un chocolate con leche tampoco es buena idea.

Lo ideal para incrementar levemente y de manera mas sana las calorías es incluir un pequeño puñado de frutas secas a diario o semillas, que además de su gran valor energético, nos ofrecen sus ácidos grasos de buena calidad, sus antioxidantes y su fibra que calmara nuestro apetito.

Por ultimo, debemos recordar que llevar una alimentación equilibrada no es todo, sino que nuestro gasto calórico mediante el ejercicio físico debe mantenerse o incrementarse en invierno para que el cuerpo se encuentre en forma, con defensas y fuerte para enfrentar el invierno.

Siempre que recurramos a la imaginación y utilicemos los productos que la naturaleza nos ofrece en esta época del año, no existirán inconvenientes para alcanzar una dieta sana y balanceada que evite el desarrollo de enfermedades propias del invierno, así como el aumento de peso que todos queremos mantener lejos.

En Vitonica | Frutos de invierno, la importancia de fortalecer nuestro cuerpo frente al frio
Imagen | Flickr (SideLong)

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario