Bacterias probóticas de los lácteos que son resistentes a los antibióticos

Sigue a Vitónica

cabrales.JPG

Según investigadores de siete países europeos, la cepa E41 de una bacteria probiótica que se utiliza como conservante natural en algunos productos lácteos, la Lactobacillus rhamnosus, tiene una mutación cromosómica que la hace resistente a varios antibióticos, por lo que ya solicitan que estas bacterias y las que muestren resistencia adquirida no sean utilizadas en productos alimenticios.

Otras cepas en las que también han hallado el poder de resistencia a un antibiótico como la tetraciclina, son dos de la Lactococcus lactis y una de la Lactobacillus sakei.

Los investigadores del proyecto ACE-ART, entre los que se encuentran Baltasar Mayo, Clara de los Reyes-Gavilán y Abelardo Margolles, del Instituto de Productos Lácteos de Asturias (CSIC), analizaron 250 bacterias de ácido láctico procedente de quesos tradicionales y 250 del intestino de personas sanas para encontrar las que pueden resultar perjudiciales.

El problema surge cuando dichas cepas entran en contacto con microorganismos patógenos, ya que les pueden proporcionar resistencia frente a los antibióticos y el tratamiento frente a la infección no sería eficaz.

Uno de los quesos que los investigadores han mencionado que cuentan con la cepa E41 de la bacteria Lactobacillus rhamnosus, cepa que ha sido patentada por el equipo asturiano, es el Cabrales. ¿Deberemos dejar de tomar ciertos quesos hasta una confirmación o la exclusión de estas bacterias probióticas en la producción de alimentos?.

Vía | LNE

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario