Compartir
Publicidad
Estudio en ratones: Así ayuda el ejercicio físico al luchar contra un tumor
Enfermedades

Estudio en ratones: Así ayuda el ejercicio físico al luchar contra un tumor

Publicidad
Publicidad

En Vitónica ya hemos hecho referencia en otras ocasiones a la necesidad de practicar ejercicio físico como medida de prevención contra diversos tipos de cáncer. Ahora, una vez más, traemos otra noticia a la importancia del ejercicio físico en la lucha contra el cáncer, pero no en la fase de prevención, sino en la etapa de tratamiento, luchando contra un tumor.

Es un realizado en ratones, por lo que, por ahora, las conclusiones no son extrapolables a humanos, pero es muy interesante por cómo los investigadores han encontrado que el físico ayuda en la lucha contra el cáncer debido a la estimulación del sistema inmune debido al ejercicio voluntario.

Estudio sobre ejercicio y cáncer en ratones

El estudio original aparece en la revista Cell Metabolism, donde podemos leer el resumen en inglés. Para obtener información en castellano, podemos leer la noticia en algunos medios digitales.

En resumen, para no contar todo el estudio que se detalla en los enlaces que he colocado en el párrafo anterior, los investigadores observaron la liberación de adrenalina e interleucina-6 con la práctica del ejercicio por parte de los ratones (proceso normal), y pudieron valorar cómo influye la adrenalina y la interleucina-6 en potenciar el sistema inmunitario y generar células que eran guiadas hacia el tumor.

Esto supuso que los ratones más activos físicamente conseguían una importante reducción del tamaño de ciertos tumores, en comparación con los ratones que no hacían ejercicio. Los datos se contrastaron empleando ratones modificados genéticamente con características diferentes, para poder encontrar la importancia de la adrenalina, la interleucina-6 y el ejercicio físico.

Es un estudio ciertamente complicado que ha aparecido en prensa, lo cual supone que se tienen que simplificar los datos para hacerlos accesibles a todos los públicos. Sin embargo me parece muy útil, pues sabemos que a los enfermos de cáncer muchas veces se les recomienda el reposo, por miedo a que el ejercicio resulte dañino (aunque no hay evidencia de esto).

Conocer los mecanismos por los que el ejercicio es beneficioso, no solo para la prevención, sino para el tratamiento del cáncer, sin duda será un avance beneficioso para todos, puesto que un tratamiento de bajo coste (el ejercicio) puede llevar a unos resultados muy positivos. Estaremos muy atentos a la evolución de este tipo de estudios, y a su replicación con sujetos humanos.

De momento nos quedamos con lo que ya sabemos: el ejercicio físico ayuda a la prevención de ciertos tipos de cáncer (hay sólida evidencia en caso de mama y cólon) y ayuda a disminuir los efectos, físicos y mentales, de quienes lo padecen. Todo siempre guiado por profesionales expertos en el tema, que puedan dar pautas para hacer ejercicio con las precauciones necesarias, pero sin miedo.

En Vitónica | Menos riesgo de muerte por cáncer en mujeres que practicaron ejercicio en la adolescencia

Imagen | Pixabay (licencia creative commons)

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos