Cómo debe ser la ayuda correcta en los ejercicios de pesas

Sigue a

calentar


Hace unas horas, nuestro compañero Eduardo dejó una pregunta a toda la comunidad Vitónica sobre cuál era la mejor forma de ayudar a una persona cuando realizaba ciertos ejercicios en el gimnasio.

Esa pregunta ha sido respondida explícitamente, pero como bien Eduardo nos sugirió, es una buena idea para un post sobre cómo debe ser la ayuda correcta en los ejercicios de pesas para que la persona que está realizando el ejercicio siga sacando el mayor beneficio las repeticiones asistidas.

En este post vamos a intentar aunar una serie de conceptos básicos a aplicar a la hora que queramos asistir o ayudar a un compañero en la realización de lo ejercicios de pesas, en el momento que llega al fallo dentro de la serie de cualquier ejercicio que realice.

Cantidad de fuerza a aplicar en la ayuda

Quizá lo primero que debemos tener en cuenta es la cantidad de fuerza que debemos aplicar en la ayuda o asistencia a un compañero en la realización de un ejercicio concreto, ya que la repetición asistida, en cuestión, tiene que hacer su función perfectamente.

Lo primero que tenemos que tener claro es que la ayuda debe ser la justa para que esa repetición tenga la misión que tiene, que no es más ni menos superar el momento de fallo muscular del que realiza la repetición, ya que el objetivo debe ser simplemente ese.

Nunca se debe aplicar una fuerza exagerada que ayude en demasía a la persona que realiza la repetición, basta con quitarle una cantidad mínima de peso para que pase el punto de fallo y pueda acabar esa repetición. Si se le quita demasiado peso y realiza la repetición fácilmente esa repetición no sería tan valiosa y quizá ni se haya llegado al fallo muscular.

Lo ideal es ir aplicando fuerza progresivamente, sin que se realice un empuje rápido en ningún momento, de este modo la fuerza que se va a aplicando va de menos a más hasta que se da con la correcta y justa para aprovechar al máximo esa repetición.

El momento en el que asistir o ayudar

La fuerza con la que asistir o ayudar a un compañero es importante pero más importante es el momento exacto en el que hay que asistir. Es mejor que ni siquiera toques la barra o al compañero hasta que veas que el movimiento se hace lento o complicado para el que lo está realizando.

Con el simple hecho de estar agarrando la barra o al compañero, se realiza una fuerza inconscientemente que quita algo de carga a cada repetición, así que ser un buen asistente o compañero requiere un tanto de experiencia y sobre todo de prestar atención a todo el ejercicio y a cada repetición que esté realizando es asistido.

Si el asistido tiene experiencia seguro que te indica cuando le debes ayudar, en esa repetición que él sabe que ya va a fallar o que le debes prestar más atención, pero así y todo cuando veas que el movimiento se ha ralentizado excesivamente con respecto a las otras series, estate preparado para ayudarle con la fuerza correcta.

pt

Cómo realizar el empuje

Siempre hay que realizar la asistencia en la dirección en la que se está realizando el movimiento, si se hace con una barra se deberá asistir desde la parte centrar, si se usan mancuernas debe asistirse empujando en el grupo antagonista y en la dirección en que se realiza en ejercicio.

Esto es muy importante ya que si aplicamos un fuerza en una dirección que desvíe la realización de la repetición, perdiendo la correcta técnica del ejercicio, podemos provocar lesiones en músculos auxiliares, que falle otro grupo musculara o que la repetición no sea valida para nuestro cometido.

Usa accesorios si los necesitas, por ejemplo, en press militar la barra se coge del centro, así que debes subirte a una banqueta para poder realizar la asistencia. Lo más importante que pienses bien como se debe realizar el empuje para que la técnica del que realiza el ejercicio no sea la incorrecta.

Necesidad de agarre en la asistencia

El agarre de la barra no suele ser necesario, a no ser que se bloquee completamente el asistido y tenga que quitarse gran parte del peso. Lo normal es usar los dedos de ambas manos aplicando una ligera fuerza en el sentido correcto e ir aumentándola como se ha comentado anteriormente.

Agarra la barra hace que la ayuda sea siempre mayor a la necesaria, y sólo se debe agarrar en caso de máxima necesidad o de aviso del asistido. En ejercicios con peso corporal como dominadas o fondos, es mucho mejor realizar la ayuda desde el punto medio (por ejemplo la cintura) para impedir balanceos y que la dirección sea la incorrecta.

Imagen | Web David Díaz Gil, Wikimedia commons

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

23 comentarios