Conseguir la máxima hipertrofia: la tensión mecánica (III)

Síguenos

gimnasio

Seguimos con la serie sobre maximizar los resultados de la hipertrofia. En los primeros artículos hablábamos de que la capacidad de producción de fuerza era superior con un mayor tamaño muscular.

En el segundo artículo de la serie pudimos saber cuales son los 3 factores determinantes en el mecanismo de hipertrofia, que son la tensión mecánica a la que se somete el músculo, el daño muscular y el estrés metabólico. Empezamos con la tensión mecánica.

El factor rey: la tensión mecánica

La tensión mecánica es probablemente el factor más importante a la hora de la hipertrofia muscular. De este desarrollo muscular, el mayor porcentaje es debido a la aplicación específica de una determinada tensión muscular.

Se cree que la tensión mecánica perturba la integridad de la musculatura esquelética de forma mecánica y química desencadenando una serie de respuestas moleculares y celulares en la miobifribllas y en las células satélite.

Respecto al entrenamiento con cargas, el grado de tensión mecánica depende principalmente de dos aspectos fundamentales, la intensidad – que son los kilogramos de carga – y la duración de la tensión muscular – es decir, el tiempo que dura la aplicación de la carga -.

Por ello, conseguir una óptima combinación de estas dos variables podría maximizar el reclutamiento de la unidades motoras. Esto supone ampliar el espectro de unidades motoras que llegan a la fatiga y por ende, una mayor respuesta de hipertrofia.

En el siguiente artículo hablaremos del daño muscular y sus implicaciones en el mecanismo de la hipertrofia.

Bibliografía I Schoenfeld B. The use of specialized training techniques to maximize muscle hipertrophy. Strength and Conditioning Journal 33: 60-65, 2011

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

9 comentarios