Ejemplo de rutina por días y grupos musculares a trabajar en cada jornada

Sigue a Vitónica

dominadas.jpg

Casi todos los que acudimos al gimnasio a entrenar solemos guiarnos por una tabla que nos marca lo que vamos a hacer cada día. Es importante que la tabla se ajuste a nuestras necesidades, pero también es necesario que respete una serie de principios, y es que debemos tener en cuenta que hay que tener un orden y saber qué partes del cuerpo podemos entrenar. Para ello vamos a presentar un ejemplo de rutina por días y por grupos musculares que podemos trabajar a la par.

Las personas que asisten todos los días al gimnasio suelen trabajar cada día un grupo muscular, pero los que asistimos menos días al gimnasio nos vemos en la tesitura de mezclar grupos musculares en la misma sesión de trabajo, por ello es importante que sepamos cuáles son los que mejor cuadran y el momento de la semana más propicio para llevarlos a cabo.

El lunes, al estar descansados va a ser un día que dedicaremos a un grupo muscular grande como puede ser el pectoral o la espalda. Nosotros nos vamos a decantar por trabajar el pectoral. Al tratarse de un músculo grande requiere más fuerza y trabajo, por eso el lunes es buen momento para trabajarlo. Junto a este grupo tocaremos otro más pequeño como el bíceps o el tríceps. Es cierto que el tríceps interviene de forma indirecta en muchos ejercicios de pectoral, pero es una ventaja a la hora de llegar con el músculo caliente, puesto que no trabaja de forma directa. Es una manera de incidir más en este grupo.

El martes debemos entrenar un grupo muscular que no se haya tocado el día anterior, por lo que optaremos por el hombro. Es cierto que se trata del tren superior del cuerpo, pero no lo hemos trabajado a la hora de hacer pecho, por lo que es ideal para entrenar este día. Junto a este grupo tocaremos los abdominales, que son totalmente independientes de los hombros y tampoco los tocamos a la hora de entrenar pecho.

El miércoles lo destinaremos a descansar y dejar que los músculos se recuperen. Para ello podemos realizar solamente actividad aeróbica. El jueves lo vamos a dedicar al tren inferior del cuerpo, de modo que pasen entorno a cuarenta y ocho horas de descanso para cada grupo muscular hasta que toquemos de nuevo el tren superior. Para lograrlo lo que vamos a hacer es trabajar las piernas en su totalidad. Es importante que incidamos en todos los músculos para lograr nuestros objetivos.

Para el viernes dejaremos la parte de la espalda. Regresamos de nuevo a un grupo muscular grande que vamos a combinar con otro más pequeño. Después de haber respetado un descanso de dos días entrenaremos de nuevo el tren superior en un grupo muscular que requiere esfuerzo y trabajo. Junto al dorsal podemos entrenar el bíceps o el tríceps, pero en este caso tocaremos el bíceps, ya que interviene indirectamente en los ejercicios de dorsal, haciendo que esté pre-entrenado a la hora de trabajarlo de verdad.

Es importante que tengamos esto en cuenta y respetemos los tiempos a la hora de entrenar, ya que los músculos pueden llegar a cansarse si no los entrenamos de la manera que se merecen. Es sencillo respetar una serie de reglas a la hora de entrenar, pues de ello dependerán los resultados que obtengamos y el partido que vamos a sacar a nuestro trabajo en el gimnasio.

Imagen | Brinas mom

En Vitonica | Ejemplo de rutina de entrenamiento semanal
En Vitonica | La importancia de seguir un orden en las rutinas de entrenamiento
En Vitonica | Diferentes ejemplos de rutinas para variar los entrenamientos

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

9 comentarios