Máquinas para trabajar las piernas, mucho cuidado

Sigue a Vitónica

máquina piernas

Podemos trabajar el tren inferior de muchas maneras: con máquinas, pesas o con autocargas. Si escogemos la primera opción, hay que tener mucho cuidado, ya que al trabajar las piernas con máquinas las articulaciones quedan ancladas y un mal gesto o demasiada intensidad puede causarnos una lesión.

Lo primero que hay que hacer es regular la máquina a nuestras características. Es muy poca gente la que llega por ejemplo a la máquina de extensión para cuádriceps y se para a ajustar las alturas. La profundidad del tronco y el apoyo del rodillo a la altura del tobillo son cruciales para que al hacer el gesto no se traccione de las articulaciones en exceso.

Y lo mismo sucede con la máquina de isquiotibiales en la que nos ponemos boca abajo y flexionamos la articulación de la rodilla. Si el apoyo de la rodilla está justo en el borde del banco la rótula puede sufrir en exceso, ya que es uno de los puntos de apoyo cruciales para el ejercicio. La rodilla debería de sobresalir un poco del banco, así se le deja más libertad a la articulación.

Es preferible que si nunca has trabajado las piernas en el gimnasio se empiece con peso libre, donde la rodilla hace su movimiento más natural. Una vez cogida cierta base muscular, la rodilla ya está más protegida y no habrá tanto peligro en las máquinas. Aunque es como todo, si empezamos en las máquinas con poco peso y haciendo bien el gesto no habrá problema.

En Vitónica | Prohibido extender piernas en la máquina de prensa
Imágen | Colonnade

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

1 comentario