Una pregunta: ¿Qué situación más rara has vivido en tu gimnasio?

Sigue a

gimnasio

Casi todos los que trabajamos nuestro cuerpo a diario lo hacemos en una sala de entrenamiento que se encuentra en un gimnasio, polideportivo o centro deportivo de nuestra ciudad. Las salas de entrenamiento de los diferentes centros deportivos tienen una serie de cualidades y en ellas podemos encontrar muchas posibilidades para trabajar nuestro cuerpo. Habitualmente esta diversidad es lo que hace que nos encontremos con cosas que se salen de lo normal. En este post queremos animaros a contar vuestra experiencia más surrealista vivida en un gimnasio.

Normalmente el uso que le damos a la sala de entrenamiento de un gimnasio es ese, entrenar nuestro cuerpo y conseguir que los músculos estén correctamente trabajados para que luzcan fuertes y en perfectas condiciones. Esto es lo que andamos buscando la mayoría de nosotros a la hora de entrenar, pero el problema está cuando las cosas se tuercen y no todo el mundo utiliza los aparatos y las máquinas de la manera adecuada. Cuando esto sucede solemos ver escenas un tanto grotescas en nuestro gimnasio.

Diferentes zonas del gimnasio

Si nos paramos un momento a analizar las diferentes zonas que conforman la sala de entrenamiento de nuestro gimnasio, veremos que cada parte está destinada a una determinada actividad o actividades. Por ello solemos encontrar la sala destinada al ejercicio aeróbico, la de las mancuernas, la de las máquinas de piernas, la del multipower y las columnas con poleas y la de las máquinas de acondicionamiento general del tren superior.

Todas estas zonas forman un arco iris en el que se quedan a nuestra disposición infinidad de posibilidades a la hora de entrenar nuestro cuerpo. Para realizar un correcto uso de todas estas máquinas lo que debemos hacer es conocer a la perfección el funcionamiento de las distintas máquinas y la realización de diferentes rutinas de entrenamiento para cada parte del cuerpo. Este conocimiento es la base para conseguir un correcto desarrollo de nuestros músculos.

Acciones que se salen de lo común

Cuando el individuo que acude a entrenar no tiene este control de las distintas actividades que se ofrecen en su gimnasio, es cuando se suceden muchas veces escenas un tanto dantescas, y es que existen muchas personas que creen controlar a la perfección lo que hacen sin saber que realmente están llevando a cabo una locura o un ejercicio que no sirve de nada para lograr mejorar el estado general del cuerpo.

Lo ideal en estos casos en los que veamos una conducta de este tipo es corregirla en lo posible, ya que un mal uso continuado de una máquina o una mala realización de un ejercicio durante mucho tiempo acabará por hacernos daño y evitar que consigamos los resultados que andamos buscando con el entrenamiento que estamos siguiendo. Por ello es necesario que localicemos estas conductas erróneas, no solo para reírnos de ellas, sino para evitar hacerlas dentro de lo posible.

Vuestra colaboración

Para hacer una buena lista de experiencias raras dentro de un gimnasio a la hora de utilizar los diferentes aparatos a nuestro alcance, lo que queremos desde Vitónica es que nos ayudéis y aportéis vuestras vivencias para, entre todos, elaborar un mapa de algunos de los vicios más habituales en el gimnasio, que acaban por empañar los resultados que estamos buscando y que para muchas personas nunca llegan por una mala ejecución de las rutinas de entrenamiento.

Imagen | DeSales University

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

50 comentarios