Compartir
Contenidos contratados por la marca que se menciona

Salud en el trabajo: prevención de lesiones por el uso de móviles y teclados

Salud en el trabajo: prevención de lesiones por el uso de móviles y teclados
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Tweets por @DKVSeguros
\"image\"

Reconozco que hasta hace muy poco, nunca había oído hablar del codo móvil - una enfermedad que te puede dejar fuera de combate desde un mes hasta un año. Como mucho había oído hablar del famoso codo de tenista, una terminología que la gente utiliza al referirse a una inflamación del músculo muy frecuente en las personas que practican este deporte.

Los jóvenes que lo padecen se suelen quejar de dolor e hinchazón en la cara externa del codo como consecuencia del sobresfuerzo o de una tensión mantenida de forma repetitiva. El codo de móvil, o síndrome de Blackberry, son términos acuñados por los fisioterapeutas para referirse a las lesiones producidas por la hiperextensión de los nervios del codo, que causa un dolor de una cierta intensidad, y que entumece tanto la articulación como los dedos de la mano.

El dolor, ¿es el primer síntoma

Tampoco hay que descartar que el dolor no lo provoque un problema en el hombro o en el cuello, ya que los nervios que pasan por el codo hasta la mano comienzan en las cervicales. El síntoma principal es el dolor localizado que aumenta con la extensión de la muñeca y la de los dedos. Pero también puede ir apareciendo dolor estando en reposo y signos de rigidez, sobre todo por las mañanas al despertar.

Esto ocurre porque cuando acercamos el móvil a la oreja, para poder hablar por teléfono, adoptamos una postura algo incómoda. No somos conscientes, pero cuando realizamos la acción de flexionar y de extender el codo se estira un nervio (el cubital), que está por debajo del húmero, lo que impide la llegada de sangre al nervio. Cuando se produce esta tensión de manera prolongada y continua se puede dañar este nervio de forma crónica.

Los movimientos repetitivos que realizamos al mandar tuits o SMS a través de nuestros móviles producen, a largo plazo, inflamaciones del tendón del pulgar, y afectación del túnel carpiano.

PeteSouza

Según informa el Colegio de Fisioterapeutas de Madrid, las posibilidades de sufrir lesiones como contracturas, tensiones en el cuello, dolores en el antebrazo o en el dedo pulgar, y tendinitis han aumentado en un 32% debido al abuso no sólo de móviles sino también del resto de dispositivos electrónicos (tablets, iPod o teclados de ordenadores en general).

Dependencia excesiva

Los fisioterapeutas consideran que la gente pasa demasiado tiempo mirando una pequeña pantalla o mandando mensaje de texto a través de sus smartphones, por lo que todas estas lesiones podrían volverse aún más frecuentes en un futuro cercano, cuando la nueva generación de adictos al móvil y a otros dispositivos electrónicos alcance la edad adulta porque, cuando uno es joven en seguida se recupera de los problemas físicos. Pero, no ocurre lo mismo cuando te haces mayor.

Más vale prevenir que curar

Si nos vemos obligados a realizar un uso prolongado de todos estos dispositivos, para reducir o evitar el dolor, hemos de adoptar la postura correcta y procurar disminuir el tiempo o la intensidad de la actividad. También es importante realizar descansos y estiramientos y, en la medida de lo posible, procurar modificar esos gestos que acaban perjudicándonos.

Los fisioterapias recomiendan que realicemos ejercicios suaves de movilización articular, y que procuremos irnos pasando el móvil de una mano a otra y, cuando la ocasión lo permita, hacer uso del sistema de manos libres colocando los brazos de manera que el codo y los músculos no sufran, apoyándolas sobre una superficie al escribir, y evitando que los brazos queden suspendidos en el aire.

Los teléfonos móviles y otros dispositivos similares con pantalla deben sostenerse siempre a la altura de los ojos y evitar inclinar la cabeza hacia abajo más de diez minutos seguidos. Nuestra postura debería ser siempre correcta con un buen respaldo en la espalda y los pies sobre el suelo y, cuando sea posible, lo mejor es conectar los aparatos al ordenador y trabajar con la pantalla y el teclado de la computadora.

Desde aquí os recomendamos hacer pasas frecuentes, y vigilar la aparición de síntomas y, si llegase el caso, poneros siempre en manos de profesionales.

En el Espacio Cuídate Mucho:

Más información | Espacio Cuidate Mucho Más información | DKV Seguros Fotos | @Gary Hackscience, @Colin, @PeteSouza

Publicidad

También te puede gustar

Ver más artículos