¿Cuál es la mejor forma de comer frutos secos?

Sigue a Vitónica

frutos-secos.jpg

Que los frutos secos son un alimento importante en nuestra dieta todos lo sabemos, y más porque siempre los especialistas en la materia nos los recomiendan. Pero existen diferentes formas de comer los frutos secos, y es que como todos los alimentos no es lo mismo prepararlos de una u otra manera.

Los frutos secos se obtienen directamente de la naturaleza. Muchos de ellos pueden ingerirse directamente desde que se recogen, tanto secos como en su época de leche o maduración, pero otros en cambio no pueden comerse directamente a menos que se les cocine. Lo mismo que con el resto de alimentos la forma de cocción de los frutos secos es importante, ya que va a determinar sus valores nutritivos. Por este motivo es importante que tengamos en cuenta cómo están preparados los frutos secos que consumimos habitualmente.

Cuando asistimos a una tienda a comprar un determinado fruto seco muy pocas veces reparamos en la preparación de los mismos, y es que simplemente los pedimos y el vendedor nos da. Incluso nos hemos acostumbrado a su sabor y no concebimos comerlos de otra manera. Pero dentro de la forma de preparar los frutos secos existen varias de entre las que destaca la fritura.

Freír los frutos secos es la forma más habitual de presentar este producto. Algunos como las almendras o los anacardos siempre los solemos encontrar fritos, algo que añade calorías y grasas extra que en la mayoría de los casos suelen ser más perjudiciales que beneficiosas para nuestra salud. Este tipo de furos secos normalmente se fríen para realzar su sabor, ya que crudos pueden resultar demasiado sosos, pero se pueden comer, y de hecho debemos intentarlo para mejorar nuestra salud.

De por sí los frutos secos son ricos en grasa de gran valor biológico y por ello no es recomendable añadir grasas extra que para nada tendrán estos valores nutricionales óptimos. Por este motivo existen otro tipo de preparaciones como el tueste mediante la aplicación de calor. Pero al tostarse en la mayoría de los casos se añade sal que nos va a dar un aporte extra de sodio que en exceso aumentará nuestra presión sanguínea.

En la mayoría de los casos estas formas de preparar los frutos secos se deben a la demanda por parte del público de tener un producto sabroso, pero simplemente es cuestión de familiarizarnos con el sabor real de estos productos, y es que son muy buenos para salud y por ello tenemos que ingerirlos lo más naturalmente posible.

Desde luego que la mejor forma de consumir frutos secos es sin cocinar. Muchos se pueden comer crudos y por supuesto que la mejora nutricional es alta si hacemos esto. El sabor es cierto que no es el mismo, ya que el aporte extra de grasas hace que un alimento sea más sabroso al paladar, pero en este aspecto tenemos que saber lo que nos conviene y lo que no, pues ante todo nuestra salud es lo importante, y por ello tenemos que acostumbrarnos a comer los frutos secos crudos y apreciar su sabor en todos los matices.

A partir de ahora antes de elegir un tipo u otro de fruto seco tenemos que cerciorarnos de cómo están preparados, en el caso de estarlo. Si se nos presentan diferentes opciones debemos elegir la más sana, y esta son los frutos secos crudos.

Imagen | SXC

En Vitonica | Frutos secos, un aperitivo o una comida
En Vitonica | Frutos secos para potenciar el desempeño deportivo
En Vitonica | Frutos secos y dieta mediterránea: la combinación perfecta

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

1 comentario