Artrosis de hombro, un mal que se puede prevenir

Sigue a

radiografia.jpg

El dolor de articulaciones es, por desgracia, algo más habitual de lo que pensamos entre las personas que asistimos al gimnasio a entrenar. Normalmente este dolor suele deberse a malas ejecuciones en las rutinas de entrenamiento, además de otra serie de motivos. Pero existe una dolencia que no es tan habitual, aunque es necesario que la tengamos en cuenta, ya que podemos prevenir su aparición con unas sencillas indicaciones, se trata de la artrosis de hombros.

Muchas veces somos demasiado exagerados a la hora de entrenar, y como solemos recomendar en Vitónica, el abuso no es nada bueno si lo que queremos es un desarrollo correcto de los músculos sin resentir ninguna parte del cuerpo. La artrosis del hombro puede estar producida en algunos casos precisamente por este abuso a la hora de entrenar. Por ello es importante que tengamos en cuenta los riesgos que corremos y la naturaleza de esta lesión.

La artrosis se caracteriza por una degeneración progresiva del cartílago que recubre los huesos que forman las articulaciones. Esto produce la pérdida de la articulación y el riesgo de que los huesos se desgasten por el roce que resulta doloroso para la persona que lo padece. Existen diversas causas por las que se origina este trastorno, y es que puede producirse por motivos genéticos, aunque la mayoría de casos se deben a causas ambientares como haber sufrido lesiones en el hombro, rotura de tendones del hombro…La mayoría de estas lesiones se deben a una sobrecarga de tensión en esta zona, que puede estar debida a un exceso de entrenamiento o sobrecarga.

Ante todo debemos tener en cuenta que la artrosis del hombro se puede prevenir, y por ello es necesario que seamos conscientes de que esta parte del cuerpo es delicada, ya que es una zona que soporta mucha tensión, y por lo tanto debe estar fuerte, pero tiene un límite que no debemos pasar. Por ello es necesario que la trabajemos, pero con cargas no demasiado pesadas ni con sesiones de entrenamiento intensas, pues está formada por músculos pequeños y un buen número de tendones, que puede verse dañado con facilidad al ser una zona con gran movilidad.

Si al entrenar notamos molestias en la parte del hombro es importante que dejemos el ejercicio durante una temporada para evitar que la lesión vaya a más, ya que puede ser el germen de una futura artrosis de hombro. Es importante que nos recuperemos, y para ello debemos pasar por acabar con la inflamación. Junto a esto es necesario seguir un tratamiento controlado por un fisioterapeuta que nos ayudará a devolver al hombro su salud. Si la situación es más grave, pues hemos perdido el cartílago a base de numerosos errores en el entrenamiento del hombro, es necesario que recurramos a una intervención quirúrgica en la que se puede llevara cabo la implantación de una prótesis en esta parte del cuerpo.

Imagen | drbrain

En Vitonica | Artrosis: desequilibrio articular
En Vitonica | Artrosis prematura, un trastorno ligado al deporte

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

6 comentarios