Compartir
Publicidad

El síndrome del túnel carpiano: por qué se produce y cómo se trata

El síndrome del túnel carpiano: por qué se produce y cómo se trata
Guardar
5 Comentarios
Publicidad
Publicidad

¿Alguna vez has sentido un cierto cosquilleo, casi molesto en la punta de los dedos de la mano? ¿O quizás debilidad o entumecimiento de las muñecas? Es muy posible que se trate del síndrome del túnel carpiano, una afección muy común entre la población que cursa con estos síntomas tan habituales.

El síndrome del túnel carpiano, muy habitual en profesionales que realizan movimientos repetitivos con sus manos (aunque esto no tiene por qué ser su causa última), puede afectar hasta al 90% de la población general, es más numeroso en las mujeres y se da con mayor frecuencia en la edad adulta, entre los 40 y los 60 años.

Veamos por qué se produce esta patología tan frecuente, cómo se trata y cómo podemos prevenirla.

El síndrome del túnel carpiano se produce debido a un atrapamiento del nervio mediano, en la zona de la muñeca. Este "túnel" es una especie de pasadizo en el que, además del nervio mediano se encuentran los tendones del músculo flexor de los dedos. En el caso de que el espacio de este "túnel" se reduzca por algún motivo (si se produce una inflamación de estos tendones o si hay presencia de líquido, por ejemplo), el nervio queda atrapado dando lugar al síndrome del túnel carpiano.

tunel-carpiano

Esta patología puede deberse a diversos factores: por un lado, puede producirse porque nuestro túnel carpiano sea más pequeño de lo debido (no tiene el mismo tamaño en todas las personas), puede haber una inflamación posterior a un traumatismo, puede haber retención de líquido debido al embarazo o la menopausia...

Los síntomas con los que suele cursar son el hormigueo en las puntas de los dedos o en la palma de la mano, el entumecimiento de la mano (pudiendo este irradiarse a todo el brazo) o la debilidad del agarre.

Tratamiento y prevención del síndrome del túnel carpiano

Lo más importante si notamos estos síntomas y vemos que pueden interferir en nuestra vida diaria o en nuestras actividades cotidianas es acudir a un profesional médico para que pueda realizar un diagnóstico. No solo es importante conocer lo que nos ocurre, sino también dónde está su origen para así poder tratarlo de forma adecuada.

En el caso de que el origen del síndrome del túnel carpiano se encuentre en otra patología (hipotiroidismo, traumatismo, artritis) será necesario tratar esta patología principal para poder mejorar.

El tratamiento del síndrome del túnel carpiano suele incluir la inmovilización con una férula de descarga, en principio de uso nocturno, aunque puede también extenderse su uso a más horas del día si fuese necesario. En ocasiones pueden prescribirse también antiinflamatorios.

Aunque no hay evidencia científica de que los movimientos repetitivos como el uso del ratón o del teclado del ordenador puedan ser causantes del síndrome del túnel carpiano, sí se recomienda el uso de dispositivos ergonómicos (teclados y almohadillas de ratón con apoyo para las muñecas, o el teclado Dvorak, cuyo diseño coloca las teclas más usadas en la fila central y cuyo uso requiere un menor movimiento de los dedos) para minimizar el dolor o prevenirlo.

Imágenes | iStock, WikiMedia Commons - BruceBlaus
En Vitónica | Muñeca abierta, qué es y como mitigar sus efectos
En Vitónica | Síndrome del túnel carpiano: la fisioterapia ayuda tanto o más que cirugía (estudio)

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos