Estiramientos básicos (IV): Los brazos

Síguenos

Siguiendo la serie de estiramientos debemos detenernos en una parte del cuerpo en la que no solemos reparar a la hora de estirar, se trata de los brazos y de los diferentes músculos que los conforman y que es importante que estiremos por separado para mantenerlos en perfectas condiciones.

Los brazos forman parte de infinidad de ejercicios ya que están presentes en la ejecución de los mismos, por ello es necesario que evitemos la acumulación de tensión es esta zona y sepamos la manera de aliviar a los brazos después de realizar el entrenamiento. Es fundamental que tengamos siempre en cuenta los brazos y no los dejemos sin estirar, pues son también parte activa de la actividad deportiva, y por ello tenemos que prestarles la atención que se merecen.

Vamos a comenzar con el bíceps. Para estirarlo simplemente nos debemos colocar de pie, con la espalda recta y mirando al frente elevaremos el brazo al frente de modo que se quede alineado con los hombros. En esta postura y con el brazo siempre estirado, ayudándonos del brazo que no estamos estirando, sujetaremos la mano del brazo que queremos estirar, con las puntas de los dedos mirando hacia arriba. De esta forma estiraremos la mano hacia atrás de forma que todo el brazo se estire y notemos la tensión. Es importante que mantengamos esta postura durante treinta segundos y lo realicemos con el otro brazo acto seguido.

Otra forma de estirar el bíceps es realizar el mismo ejercicio que hemos descrito anteriormente, solo que en vez de colocar la mano hacia arriba la pondremos hacia abajo, de modo que voltearemos el brazo dejando el codo mirando al suelo. En esta posición mantendremos el estiramiento durante treinta segundos y lo realizaremos con ambos brazos. Con este ejercicio estiraremos tanto el bíceps como los tendones que componen todo el brazo.

Para estirar el tríceps es necesario que nos coloquemos de pie, con la vista al frente y la espalda recta. En esta posición elevaremos un brazo y lo doblaremos por el codo colocando el antebrazo por detrás de la cabeza. Acto seguido, con la ayuda del otro brazo sujetaremos el codo del colocado por detrás de la cabeza y presionaremos hacia abajo, de modo que toda la tensión se concentre en la zona del tríceps que es la que se tiene que ver afectada por este movimiento. Es importante que mantengamos esta posición durante treinta segundos y lo realicemos con ambos brazos.

A pesar de tratarse de músculos pequeños, es importante que siempre estiremos los brazos y los grupos que los forman si queremos evitar una sobrecarga muscular que nos afectará a la hora de ejecutar el resto de entrenamientos.

Video 1 | Youtube/ MiguelCBPS
Video 2 | Youtube/ PilatesExercise

En Vitonica | Estiramientos básicos (I): El cuello y los hombros
En Vitonica | Estiramientos básicos (II): El pectoral
En Vitonica | Estiramientos básicos (III): La espalda

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario