Compartir
Publicidad

Todo sobre la rodilla (XVII): Rotura del aparato extensor de la rodilla

Todo sobre la rodilla (XVII): Rotura del aparato extensor de la rodilla
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Continuamos con el extenso especial sobre rodilla y sus lesiones más típicas que se producen en la práctica de ejercicio físico. Al hablar de la rotura del aparato extensor de la rodilla nos referimos a las que afectan a cuádriceps y su tendón, la rótula y el tendón rotuliano.

El aparato extensor de la rodilla sufre lesiones de forma bastante habitual en la práctica deportiva, debido a los esfuerzos a que se ven sometidas todas estas estructuras. Analicemos las lesiones más habituales:

Recto anterior del cúadriceps

Esta porción del cuádriceps es biarticular, ya que participa en la movilidad de la rodilla pero también de la cadera. Esto hace que esté muy solicitado en todos aquellos ejercicios que requieran flexión de muslo y extensión de rodilla, lo cual es un gesto muy típico en infinidad de deportes.

Ante un esfuerzo de gran intensidad, se puede producir arrancamiento de la espina ilíaca anteroinferior, que es el relieve óseo donde inserta esta porción del músculo, por encima de la cadera.

Otra lesión posible son lesiones musculares del recto anterior, típicas en deportes que requieran cambios muy bruscos de velocidad (sprint). Aparece un dolor muy limitante (un "latigazo" en la pierna). Se puede acompañar de un chasquido, y provoca imposibilidad de continuar. Puede ser el clásico "tirón" muscular, pero también se puede acompañar de desgarros o roturas de fibras musculares.

Tanto el arrancamiento como las lesiones musculares van a requerir reposo absoluto durante el tiempo de recuperación, así como las ya conocidas medidas de PRICE (protección-reposo-hielo-compresión-elevación). Será necesario realizar el diagnóstico, para lo cual, dependiendo del caso, se utilizarán pruebas complementarias como radiografía o ecografía.

El tratamiento fisioterápico variará dependiendo de la lesión:

  • En caso de contractura muscular: A partir de las 48-72 horas se aplicará termoterapia, masaje, ejercicios suaves, estiramientos controlados y recuperación progresiva hasta volver a practicar ejercicio intenso.
  • En caso de desgarro muscular: Aparecerá dolor al contraer la musculatura. Después de los días pertinentes de reposo (dependerá de la gravedad del desgarro) se aplicarán masajes, técnicas analgésicas (electroterapia) así como ejercicios suaves, potenciación muscular y reentrenamiento del gesto deportivo.
  • En caso de roturas musculares graves, se necesitará tratamiento quirúrgico.

Rotura del tendón del cuádriceps

Se suele producir muy cerca del borde superior de la rótula. El mecanismo lesional suele ser muy intenso (por ejemplo, una caída grande como puede ser al llegar al suelo en un salto de paracaidismo o caer de forma brusca en deportes como el esquí).

Aparece un dolor muy intenso, y la persona no puede caminar ni estirar la rodilla. Al palpar se aprecia un "escalón" en la zona de la rotura. Por radiografía se descartará fractura de rótula. La ecografía servirá para confirmar el diagnóstico. Inicialmente se aplicarán medidas PRICE y tratamiento quirúrgico, para pasar unas semanas después al tratamiento fisioterápico, que se basará en recuperación de fuerza, movilidad y, al final de la recuperación, entrenamiento de tipo propioceptivo.

Rotura del tendón (ligamento) rotuliano.

Es más frecuente que la del tendón del cuádriceps, explicada anteriormente. Sus causas y síntomas son los mismos, pero se localiza en la parte inferior de la rótula. Suele acompañarse de lesión del ligamento cruzado posterior. El tratamiento será como en el caso de la rotura del tendón del cuádriceps.

Fractura de rótula

Puede producirse por golpe directo o bien por un mecanismo indirecto debido a una contracción del cuádriceps de enorme intensidad que fracture partes de la rótula donde insertan los tendones. Suele ser necesario tratamiento quirúrgico para garantizar a la buena recuperación. El tratamiento fisioterápico consistira en recuperar fuerza y movilidad, así como entrenar para la readaptación a la actividad física.

Fuente | Manual Pervención, actuación y tratamiento de las lesiones deportivas (Coord. Juan Carlos Orihuela Fernández, Asociación Socio-Sanitaria Logoss). Imagen | D.L.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos