Compartir
Contenidos contratados por la marca que se menciona

13 situaciones "complicadas" que nos suenan a los que sudamos mucho

13 situaciones "complicadas" que nos suenan a los que sudamos mucho
Guardar
3 Comentarios
Publicidad

\"Concurso\"

Tweets por @RexonaESP
\"image\"

Sudar en exceso a veces nos hace pasar por situaciones incómodas o complicadas de las que no siempre sabemos cómo salir. Algunas de ellas son mucho más comunes de lo que pensamos, como estas trece que vamos a comentar a continuación ¿Te suenan?

  • 1. Un paseo al sol
  • Estaba nublado cuando decidimos salir a caminar, no imaginábamos que iba a hacer tanto calor o simplemente tenemos que ir de un sitio a otro y no encontramos ni una sombra en el camino en la que cobijarnos. Bajar el ritmo un poco y refrescarnos en una fuente puede ayudar, pero sobre todo ¡Paciencia!

  • 2. El apretón de manos
  • Ya sea en una entrevista de trabajo, en una visita comercial o cuando nos presentan a alguien, las personas con hiperhidrosis solemos temer el apretón de manos. Que el miedo no te reste firmeza. Relax, antitranspirante si es necesario y nada de manos en los bolsillos, ya que provoca más sudoración.

  • 3. Y de repente un cerco
  • Suelen aparecer en el peor momento, o por lo menos son esos momentos los que más recordamos o nos llaman la atención. Una fiesta, una boda, una presentación en la pizarra, levantamos los brazos y ¡Zas! ahí está el cerco.

    Ignorarlo es la mejor opción, al fin y al cabo hasta las famosas aparecen de vez en cuando en la alfombra roja con un cerco bien visible bajo las axilas. Para la próxima vez habrá que escoger un tejido más adecuado, que no nos haga transpirar.

  • 4. Cambios bruscos de temperatura
  • Del calor agobiante de la calle al frío helado de la oficina, el sofoco y la aparición repentina de sudor están garantizadas. Lo mejor, evitar la situación, pero si no es posible intentar adaptarnos lo más progresivamente posible, por ejemplo permaneciendo unos minutos en la puerta del sitio al que vamos a entrar.

    Cena romántica

  • 5. Cena romántica, cena de nervios
  • Es una cita especial, queremos que todo salga perfecto, pero al llegar al restaurante empezamos a ponernos nerviosos y ese sudor emocional que ya habíamos comentado hace su aparición. Respirar hondo, relajarse y evitar las comidas picantes o demasiado especiadas puede mejorar la situación. Ah y si las velas te dan calor ¡Apágalas! con la mejor de las sonrisas eso sí.

  • 6. Por qué me habré abrigado tanto
  • Parecía que la noche iba a ser fresca y en lugar de tirantes nos pusimos una camisa con mangas, de repente nos sorprende el bochorno y empezamos a sudar… solo nos queda refrescarnos, intentar encontrar un lugar con temperatura más baja y para la próxima recordar que es mejor vestirse por capas, por si cambia el tiempo.

  • 7. Adiós maquillaje, adiós
  • El sudor estropea el maquillaje, lo que antes era una piel uniforme y mate puede acabar en una especie de máscara desigual y brillante. Las fórmulas más ligeras o incluso en polvo evitarán que esto ocurra. También existen papeles secantes que absorben la humedad sin estropear el color.

  • 8. Dejando huella
  • Nos hemos pasado un buen rato sentados en la misma silla (en un bar, en la biblioteca, en el metro…) y al levantarnos notamos que hemos dejado una marca de sudor. Esto es más común de lo que pensamos, no solo ocurre a las personas que sudan demasiado, por lo que las sillas suelen llevar los protectores correspondientes. No hace falta quedarse para comprobarlo, pero si lo haces verás que el sudor se evapora en un momento.

  • 9. El bus pillado por los pelos
  • Vamos con el tiempo justo, vemos el autobús a lo lejos, aceleramos, damos una buena carrera y cuando por fin conseguimos subir empezamos a sudar a mares. Buscar una ventana o un sitio poco concurrido no siempre es una opción disponible, así que para la siguiente ¡Hay que salir de casa antes!

    Autobús

  • 10. ¿Solo estoy sudando yo?
  • Esta es una situación muy típica en las oficinas, cada uno llega con un tipo de ropa diferente en verano, unos tienen frío otros calor y es muy difícil ponerse de acuerdo con el aire acondicionado. Cuando sufrimos hiperhidrosis es probable que pertenezcamos al segundo grupo, pero no está de más recordar que los cambios bruscos de temperatura tampoco nos favorecen.

  • 11. Brazos bajados en un concierto
  • Empieza nuestra canción favorita, levantamos los brazos y nos damos cuenta de que entre la aglomeración, la emoción y el calor, hemos sudado más de la cuenta. No podemos dejar que el sudor nos arruine el concierto, así que a seguir bailando y cantando, pero con los brazos bajados, eso sí.

  • 12. Nada con que secarme
  • Muchas de las situaciones anteriores pueden empeorar si no tenemos nada con que secarnos. No está de más llevar un pañuelo limpio siempre encima por si acaso, pero si no, siempre podemos intentar hacernos con uno de emergencia en la primera tienda que encontremos abierta o usar los de papel que hay en el baño para las manos.

  • 13. Pensar en lo peor y empezar a sudar
  • Anticiparnos es una de las mejores formas de asegurarnos que sudaremos más que nunca. Nos ponemos a pensar en lo peor, a imaginar la situación, a vernos en ella incómodos por el sudor y empezamos a transpirar antes incluso de que ocurra.

    Restar importancia al momento, no autoobservarnos (a veces podemos ser nuestros peores jueces, aunque nadie más haya reparado en lo que nos está pasando), respirar, aprender técnicas para relajarnos, centrarnos en lo que ocurre alrededor y hacer uso de un buen antitranspirante que nos proteja ayuda a resolver estos pequeños “incidentes”.

    Aun así no siempre podemos evitar que ocurran. Compartirlos, aceptarlos con paciencia e incluso con un poco de humor sienta muy bien ¿Nos contáis alguno de los vuestros?

    En Espacio Rexona Maximum Protection:

  • Todo lo que siempre quiso saber sobre el sudor y no se atrevió a preguntar
  • El deporte vs. la hiperhidrosis: ¿son compatibles?
  • Respira tranquilo y evita el olor corporal con estos consejos
  • Imágenes | takato marui | Alexander Baxevanis | Ducan Harris

    Publicidad

    También te puede gustar

    Ver más artículos