Sigue a Vitónica

00strongman.gif

Si te gustan las pesas y buscar el máximo rendimiento, habrás conocido sin duda la revolución que está suponiendo actualmente el Malato de Citrulina o la que supuso en su día la Creatina. Si vamos un poco atrás en el tiempo, podremos conocer otro de los suplementos dietéticos que revolucionaron el mercado por las prestaciones que daba sin ser peligroso para la salud: el Hígado Desecado.

Lo primero: Un nombre que te hace saber lo que estás tomando. Hígado desecado de vacuno reforzado con vitaminas y hierro para estimular el refuerzo de hemoglobina en sangre, mejorando de manera significativa el transporte de oxígeno a los músculos, lo que supuso un gran éxito en el mercado incipiente de la suplementación deportiva, con grandes campañas de marketing por mitos del levantamiento de pesas como el mismísimo Arnold o Vince Gironda.

En la actualidad ya no están tan en boga dado que existen productos que han maximizado las propiedades del hígado desecado, cuyo único problema tal vez sea la alta proporción de colesterol que posee.

Ingredientes: Estearato de hígado, Vitamina C, Gluconato ferroso, Estearato de magnesio, Fosfato cálcico, Vitamina B6, Acido fólico, Vitamina B12.

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario