Trabajar los oblicuos de tres formas diferentes

Síguenos

El trabajo abdominal es uno de los que más de cabeza nos trae a la hora de entrenar nuestro cuerpo, y es que es la parte donde a muchos de nosotros se nos concentra mayor cantidad de grasa. Por este motivo realizamos diferentes rutinas, pero en  muchos casos olvidamos el trabajo de los oblicuos. Es importante trabajar esta zona, y para ello veremos tres opciones diferentes para llevar a cabo un correcto entrenamiento.
 
La mayoría de máquinas y ejercicios que utilizamos para trabajar los abdominales solamente se focalizan en la parte delantera, dejando de lado la zona de los oblicuos. En muchos casos esto es así porque no tenemos en cuenta la importancia que también tiene una correcta tonificación de esta parte del tronco.
 
Uno de los clásicos para fortaleces esta zona son las elevaciones laterales de tronco. Para su realización debemos colocarnos de lado, con el brazo más cercano al suelo extendido y las rodillas lo más cerca posible al pecho. En esta posición debemos elevar el tronco haciendo que entren en acción los músculos laterales. La mano que no está apoyada en el suelo debe quedar apoyada en la cabeza, ya que toda la tensión del ejercicio debe recaer sobre el lateral.
 
Este ejercicio lo podemos varias cambiando la posición de las piernas, ya que lo podemos hacer con las dos piernas juntas contra el pecho, o con una solo apoyada, concretamente la que está contra el suelo, la otra pierna la podemos elevar, o bien estirada o bien encogida. A la vez que elevamos el tronco acercaremos la pierna hacia éste, de modo que incidamos mucho más en la zona de los oblicuos con este movimiento.
 
Otro ejercicio que podemos utilizar para entrenar esta zona son los encogimientos laterales con mancuernas. Para realizarlos nos colocaremos de pie, con una mancuerna en cada mano que dejaremos caer a modo de peso muerto. Debemos abrir las piernas ligeramente manteniéndolas paralelas a lo largo de todo el ejercicio. De esta manera doblaremos el tronco de forma lateral de un lado y de otro haciendo que los oblicuos se contraigan.
 
Entrenar los oblicuos en polea es otra manera de fortalecer esta parte del tronco. Simplemente necesitamos una polea para realizarlos. Nos colocaremos de frente a la polea y la agarraremos con la mano. En esta postura debemos contraer los oblicuos del lado con el que estamos agarrando la polea. La forma de hacerlo es lateralmente, encogiendo la parte que queremos trabajar de modo que elevemos el peso con esta zona.
 
Es importante que tengamos en cuenta el trabajo de los oblicuos a la hora de entrenar los abdominales, ya que es esencial que consigamos un tronco fuerte y bien tonificado por todas las partes. Entrenar una zona en detrimento de otra simplemente nos creará un desequilibrio que a la larga puede pasarnos factura. 

Video | Youtube/ entrenadoronline

En Vitonica | Evoluciona con tus abdominales
En Vitonica | ¿Qué tipo de abdominales elegir?
En Vitonica | Marcar los abdominales: difícil tarea

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

3 comentarios