Consejos para colocar la silla de trabajo de forma correcta

Sigue a

silla.jpg

Seguro que más de una vez nos duele la espalda por no decir todo el cuerpo al salir de trabajar, y es que muchos puestos de trabajo son más peligrosos y susceptibles de hacernos daño en alguna parte de nuestro cuerpo de lo que pensamos. Esta afirmación es cierta, pero igual de cierto es que la colocación y las condiciones en el puesto de trabajo son muy importantes a la hora de prevenir ciertos dolores como el de espalda, para ello es importante tener en cuenta la correcta colocación de la silla.

Uno de los utensilios estrella de nuestro punto de trabajo es la silla, esta debe adaptarse a nuestras necesidades, pues vamos a pasar muchas horas en ella y por ello es importante que se ajuste a la perfección a nuestro cuerpo y a las características de nuestro trabajo. La comodidad debe ser lo que prime frente al diseño y otra serie de variables que muchas veces al concebir una oficina se tienen más en cuenta que a la propia persona.

Para comenzar la silla debe ser cómoda, es decir que no nos duela ni el trasero ni la espalda o cuello al estar mucho tiempo sentados en ella. Para evitar esto es necesario que esta nos arrope la espalda y la mantenga en una postura recta, respetando en todo momento la forma natural se la espalda e impidiendo formas raras que nos obliguen a adquirir posturas que no son naturales. Para conseguir esto es necesario que nosotros mismos regulemos la altura del respaldo, la presión de éste y del asiento para que se ajuste a nuestro peso y forma corporal. Por ello debemos cuidar que la silla de trabajo sea regulable en altura, peso y presión.

Otro punto a tener en cuenta es la altura del suelo a la que debemos colocar la silla, y es que no todas las personas somos igual de altas, pero si la mesa es alta debemos adaptarnos. En primer lugar debemos respetar que al escribir en el ordenador los hombros permanezcan relajados y los brazos ligeramente doblados, nunca estirados hacia adelante, pues estas posturas acabaran pasándonos factura. Los pies nunca deben quedar colgando cuando hayamos regulado de esta manera la silla. Si esto sucede debemos colocar un pequeño apoyo en los pies, pues es necesario que peguemos con ellos en la superficie para mantenerlos relajados y no sobrecargar la espalda.

Es importante que la silla de la oficina tenga ruedas para facilitarnos el desplazamiento a la hora de levantarnos o acercarnos a larda, ya que si esto no es así debemos hacer fuerza con el cuerpo pudiendo hacernos daño en partes como los hombros o la zona lumbar. Es importante que reparemos en estos puntos a la hora de conseguir una correcta posición en el puesto de trabajo y así hacer nuestra rutina más cómoda y saludable.

Imagen | slafko

En Vitonica | 3 ejercicios para estirar en la silla del trabajo
En Vitonica | La mejor silla es la dinámica
En Vitonica | La importancia de un puesto de trabajo adecuado para evitar problemas físicos

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

3 comentarios