En invierno también hay alergias

Sigue a Vitónica

estornudos.jpg

Estornudos, ojos rojizos, mucosidad, dolor de cabeza… Si nos detenemos a analizar estos síntomas en esta época del año seguramente pensaremos que estamos afectados por algún catarro o resfriado común. El problema es que después de seguir un tratamiento no se pasan estas reacciones. En estos casos no debemos descartar la posibilidad de estar padeciendo una alergia. En este post queremos detenernos en las alergias que aparecen en esta época del año, y que son muchas.

Casi siempre se asocian las alergias al verano y a la primavera, épocas en las que el polen está presente en la atmósfera en condiciones más que suficientes para que el cuerpo de los alérgicos reaccione al respecto. En esta época no es precisamente el polen el culpable de las alergias, sino que son otras sustancias que no podemos pasar por alto y que debemos evitar que proliferen.

Antes de nada es fundamental que si se nos presenta un cuadro alérgico en esta época del año acudamos al médico para que determine los motivos por los que tenemos alergia y la sustancia en cuestión, para tomar cartas en el asunto y evitar el contacto excesivo con ella. Una vez hayamos comprobado esto, debemos evitar que las sustancias afecten a nuestra salud y la mermen día a día, empeorando nuestra calidad de vida.

Tipos de alergias invernales

Una de las principales alergias que se suelen tener en esta época es al polvo, concretamente a los ácaros que lo componen, que son una especie de bichitos microscópicos que al entrar en contacto con muchas personas desencadenan una reacción alérgica que puede tener varios niveles. Junto a los ácaros hay que destacar la alergia a algunos tipos de polen que aparecen en estas épocas del año, aunque es una de las menores que apenas tiene repercusión.

El moho y las humedades también son unas de las alergias que sueles hacer acto de presencia en el otoño y el invierno, así como las reacciones alérgicas al frío que hace en el ambiente en esta época. Los motivos por los que suelen hacer acto de presencia estas alergias suelen ser el aumento de calor en los hogares, así como el contraste con el frío que genera humedades en determinados lugares del hogar, junto a la falta de ventilación, pues las ventanas apenas se abren, hacen que las sustancias alergénicas sean aún más potentes.

Consejos para evitarlas

Es importante que para evitar la aparición de alergias en esta época del año tengamos en cuenta algunos puntos que debemos poner en marcha en nuestra propia casa. En primer lugar es necesario que mantengamos unos niveles de humedad por debajo del cuarenta por ciento para evitar la proliferación de microorganismos y demás sustancias que puedan desencadenar alergias. Si es necesario utilizaremos deshumificadores con el fin de bajar los niveles de humedad en nuestra casa.

Mantener una limpieza correcta es esencial, sobre todo en lo referente al polvo, pues un hogar lleno de polvo es un foco de alergias a causa de los ácaros. Cambiar las sábanas a menudo, limpiar el polvo de muebles y objetos, fregar suelos y utilizar el vapor como forma de limpieza son algunas de las soluciones más adecuadas para acabar con los ácaros. A esto debemos sumarle limpiar bien la ropa antes de ponérnosla y mantener una correcta higiene corporal en la que nos secaremos adecuadamente para evitar humedades que en el invierno pueden acabar generando una reacción alérgica.

Imagen | Tyrexito

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

1 comentario