Los tatuajes atrofian la zona en la que se colocan. Desmintiendo un mito

Sigue a Vitónica

tatuaje.jpg

De un tiempo a esta parte se ha establecido la moda de hacernos tatuajes y rara es la persona que no lleva uno en cualquier parte de su cuerpo. Por este motivo también han surgido numerosas creencias acerca de los tatuajes, y es que son muchos los que creen que un tatuaje puede afectar de diferentes maneras a nuestros músculos, e incluso atrofiarlos.

El tatuaje es una técnica mediante la cual se inyecta tinta en el interior de la piel para conseguir la pigmentación de ésta y lograr crear así un dibujo. El tatuaje es todo un arte y a simple vista no tiene por qué afectar en nada a nuestra salud, ya que si se toman las medidas higiénicas necesarias es totalmente inocuo. Pero a pesar de esto muchas son las voces que han surgido entorno a esta moda, y que se han apresurado a decir que los tatuajes influyen en la atrofia de la zona en la que se colocan. ¿Es esto realmente cierto o se trata de un mito?

El tatuaje está formado simplemente por tinta que se aplica en las capas más profundas de la piel. A pesar de esto la tinta no logra traspasar las capas que forman la piel, ya que es en la dermis donde se aloja para que la epidermis adquiera un color determinado que se manifieste en el exterior. Es esta misma tinta la que tanto revuelo despierta entre muchas personas que consideran que es un riesgo para nuestros músculos hacerse un tatuaje.

Los músculos son los tejidos que recubren los huesos y las articulaciones y se encuentran debajo de la piel. Esta situación hace que la tinta que se emplea en la elaboración de un tatuaje no afecte en absoluto a los músculos, ya que ésta no traspasa las capas de piel que los recubren. Es imposible que un tatuaje atrofie una parte del cuerpo solo por colocarse ahí. Simplemente se trata de una creencia o falta de información.

Pero los tatuajes no son del todo inofensivos, en algunos casos se ha demostrado que su tinta puede llegar a ser peligrosa. Concretamente en el caso de embarazadas que han necesitado que se les administrara la epidural. En estos casos muchas de ellas tenían tatuajes en la espalda y al inyectar sobre ellos la tinta ha pasado de la dermis a capas más profundas desarrollando efectos alérgicos y complicaciones.

De todas formas son escasos los casos en los que esto sucede, por lo que no debemos alarmarnos, y mucho menos pensar que un tatuaje nos va a atrofiar una parte del cuerpo. Lo que sí que debemos controlar es que a la hora de hacernos un tatuaje se tome las medidas higiénicas necesarias, ya que puede ser un foco de infección y de transmisión de muchas enfermedades.

Imagen | dolar

En Vitonica | Una piel bella a través de los alimentos
En Vitonica | Consejos para eliminar las manchas de la piel
En Vitonica | Recupera tu piel después del verano

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

6 comentarios