Tres pasos para llegar sin celulitis a este verano

Sigue a

Playa-piernas

¿Cuál es el mayor enemigo de los bikinis, bañadores, shorts y minifaldas? Sin duda alguna la temida celulitis. Durante el invierno las medias tupidas y los pantalones largos nos pueden echar una mano, pero en verano la cosa cambia. Veamos tres simples pasos para lucir unas piernas y glúteos sin celulitis los próximos meses.

La conocida celulitis o piel de naranja se forma debido a la acumulación de grasa y toxinas bajo la piel, sobre todo en zonas concretas como los glúteos y los muslos. Mucho se ha hablado de si es o no posible deshacerse completamente de la celulitis: en la actualidad se cree que no puede desaparecer, pero sí mejorar su estado siguiendo tres pasos básicos.

La celulitis suele aparecer en tres estadios: el estadio 1 cuando es visible sólamente cuando se aprieta la piel de muslos y glúteos con las manos, el estadio 2 cuando la celulitis es visible sólo bajo un determinado foco de luz, y el estadio 3 cuando la celulitis es visible en cualquier situación.

Si queremos mejorar el estado de nuestra celulitis, basta con seguir tres sencillos pasos, pero debemos trabajar duro y ser muy constantes. Además, debemos asegurarnos de que cumplimos las tres reglas sin saltarnos nunguna.

Paso 1: ejercicios específicos


Lo primero y más importante que debemos hacer son ejercicios específicos para nuestras piernas y glúteos. En todos los gimnasios disponemos de máquinas guiadas para nuestro tren inferior que nos serán de mucha ayuda: abductores, aductores, curl femoral, glúteos… También podemos optar por ejercicios en peso libre como sentadillas o peso muerto rumano.

Vamos a tener que trabajar duro, así que nada de series de repeticiones eternas con muy poco peso: mejor de 8 a 12 repeticiones con un peso más elevado, de modo que las dos últimas sean difíciles de realizar.

Con los ejercicios específicos estamos atacando a esa capa de grasa y toxinas desde dentro, ya que el músculo se encuentra por debajo de esa capa.

Paso 2: masaje


Una vez que hemos atacado la celulitis desde dentro, también tenemos que atacarla desde fuera, y esto podemos conseguirlo mediante el masaje.

Lo mejor es utilizar una máquina específica para este fin, como una máquina de masaje con rodillos o con banda vibratoria, disponibles en algunos centros deportivos. Pero si no podemos hacer uso de ellas, también podemos optar por los rodillos de masaje personales o las esponjas con tacos.

Un masaje de dos minutos de duración en cada zona afectada es suficiente para que, al ejercer presión sobre los nódulos de grasa y toxinas, facilitemos su movilización.

Paso 3: hidratación


Tan importante como los dos pasos anteriores es la correcta hidratación de nuestro cuerpo. Beber, como mínimo, 2 litros de agua al día nos ayuda a limpiar nuestro organismo a nivel interno. Además, el agua nos proporciona otros beneficios estéticos, como una piel más luminosa y fresca, y nos ayudará en la lucha contra la celulitis.

Al contrario de lo que mucha gente piensa, cuanto más líquido consumamos durante el día, menos líquido retendremos en nuestro organismo, por lo que además nos encontraremos más ligeros y menos hinchados.

El agua transporta las toxinas presentes en nuestro cuerpo, y podemos ingerirla no sólo como líquido, sino también a través de frutas y verduras. Intenta tener siempre a mano una botella o un vaso con agua, y no esperes a tener sed para beber.

Siguiendo estos tres pasos y siendo constantes mejoraremos el estado de nuestra celulitis de cara al verano. ¿Tenéis ya preparada la ropa de la nueva temporada?

En Vitónica | Operación quitarse la celulitis: ejercicios recomendados
En Vitónica | Alimentos a evitar para prevenir la celulitis

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

11 comentarios