La importancia de la vitamina K para nuestros huesos

Sigue a Vitónica

verduras de hoja verde.jpg

Todos conocemos la importancia que las vitaminas tienen para que nuestro organismo funcione correctamente. Y es que son las responsables de que muchos de nuestros órganos lleven a cabo sus funciones.

La vitamina K es una de las menos conocidas dentro del amplio abanico de nutrientes que necesita nuestro organismo. Esto no hace que sea menos importante, y es que es fundamental para funciones fisiológicas como la coagulación sanguínea o su intervención en el metabolismo óseo.

Desde siempre se ha conocido a la vitamina K como uno de los principales componentes que interviene en la coagulación de la sangre, participa en la síntesis hepática de varias proteínas controladoras de la coagulación sanguínea, concretamente en la protrombina en la que la vitamina K se encuentra en altos niveles.

Pero no solamente la vitamina K tiene esta función coagulante. Estudios recientes han demostrado que la vitamina K interviene en el metabolismo óseo, pues la osteocalcina, una proteína primordial de la matriz ósea, requiere de esta vitamina para su consolidación.

Una falta de esta vitamina en nuestro organismo puede tener graves consecuencias en nuestros huesos, y es que numerosos estudios han demostrado que la falta de la vitamina K en nuestra dieta tiene un efecto nocivo para los huesos provocando la debilidad de los mismos que puede derivar en osteoporosis, fracturas, dolores óseos…

La vitamina K es junto a la A, D y E totalmente liposoluble, es decir, necesita ir acompañada de grasas para poder ser asimilada por nuestro organismo. La podemos obtener a través de alimentos ricos en esta vitamina o a través de la síntesis que las bacterias intestinales hacen de este compuesto.

Existen tres variantes de esta vitamina. La K1 o filoquinona que se encuentra en las plantas, concretamente en hortalizas de hoja de color verde como la acelga, las espinacas, la lechuga… y en menor proporción se encuentra en los cereales integrales. La vitamina K2, que se conoce como menaquinona se sintetiza por las bacterias del intestino. La K3 llamada menadiona es la única que se obtiene de forma artificial mediante el uso de suplementos que la contengan.

En Vitonica | Vitamina K, protectora de la sangre
En Vitonica | Ladrones de nutrientes

En Vitonica | Flores comestibles para un mayor aporte vitamínico

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario