Mascarillas faciales de frutas para evitar el envejecimiento de la piel

Síguenos

mascarilla.jpg

Las frutas nos aportan infinidad de nutrientes y beneficios desde dentro, ya que contienen altas cantidades de elementos necesarios para mantener una salud perfecta. Pero no solamente su uso es interno, sino que a nivel externo las frutas son una buena manera de lograr tener una piel perfecta, luminosa y libre de arrugas. Por ello vamos a mostrar algunos trucos para conseguir una piel de lujo a través de las frutas.

Debido a las altas cantidades de vitaminas y ácidos naturales que tienen las frutas, una mascarilla a base de ellas es una de las mejores maneras de devolver a la piel la suavidad y la limpieza que necesita. Es una de las formas más eficaces que tenemos de conseguir relajarla y eliminar la acumulación de células muertas que son la causa de muchas manchas e irregularidades en el rostro.

La manzana va a ser una de las aliadas para lograr esto. Para realizar una mascarilla facial a base de manzana lo que haremos será triturar una manzana con piel y todo su contenido. Durante unos minutos la debemos cocer, y una vez que esté blanda debemos machacar los trozos para obtener una especie de pasta pegajosa. Después de dejarla durante unos minutos que se enfríe la aplicaremos sobre el rostro y la dejaremos actuar unos quince minutos. La manzana nos aportará vitaminas que nos servirán para iluminar la piel y nutrir las células más superficiales.

Los cítricos pueden también utilizarse a modo de mascarilla, y es que los limones y las naranjas son ricos en vitamina C, necesaria para mantener una buena salud celular, además de ser un potente antioxidante que nos ayudará a tener una piel mejor. No debemos olvidar que es uno de los principales potenciadores de la producción de colágeno del organismo, lo que nos dará más elasticidad y juventud a la piel. Para realizar una mascarilla con estas frutas las vamos a mezclar con miel, que también contiene altas dosis de vitaminas que nutren la piel y nos ayudan a suavizarla. Mezclaremos en dos cucharadas de miel un chorro de zumo de limón o de naranja. Nos aplicaremos la mezcla sobre la cara y lo mantendremos durante unos quince minutos para que la piel se nutra y absorba los beneficios de la mezcla.

Un efecto similar tiene la aplicación de rodajas de fruta de forma directa sobre la piel. Normalmente el kiwi y el pepino suelen tener propiedades relajantes en la zona del contorno de los ojos. Colocarlos sobre la cuenca del ojo mientras tenemos la mascarilla sobre la cara nos ayudará a aumentar el aporte vitamínico que la piel necesita para revitalizarse.

Imagen | The Style PA

En Vitonica | Spa a base de cítricos en Valencia
En Vitonica | Cuidar la piel en invierno

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

4 comentarios