Zumos y no tan zumos

Síguenos

zumo.jpg

¿Cuántas veces te había dicho tu abuela que no bebieras leche antes del zumo de naranja? Y ahora te lo venden directamente mezclado… De unos años a esta parte el aumento de refrescos naturales, realizados en parte o completamente a partir de frutas exprimidas ha ganado mucho terreno en el sector de las bebidas envasadas, pero, ¿sabes qué contiene cada uno de ellos y si realmente es fruta lo que contiene?

  • Zumos naturales: Exprimidos directamente en el local con maquinaria específica a tal efecto (sean exprimidores clásicos o profesionales).
  • Zumos de fruta exprimidos y envasados: No suelen tener tratamientos ni aditivos, salvo algún conservante. Se sirven en Tetra-Brick y tienen fecha de caducidad relativamente corta.

  • Concentrados de frutas: En un proceso difícil de entender, se deshidrata el zumo hasta obtener el concentrado para luego volverlo a mezclar con agua y azúcares. Si poseen mínimo la mitad de su contenido en fruta exprimida se considera zumo concentrado y si la proporción es menor o tiene más aditivos, pasamos a hablar de néctares.
  • Refrescos: Los más clásicos poseen incluso menos de un 10% de contenido en fruta, pasando a basarse en agua (normal o carbonatada), azúcares y aditivos.
  • Vía | Revista LifeStyle (edición impresa)

    Los comentarios se han cerrado

    Ordenar por:

    1 comentario