Cinco claves para mantener el peso de cara al verano

Sigue a

pies

Una de las principales preocupaciones de la mayoría de los que queremos mantener la línea es saber en qué momentos debemos ingerir cada tipo de alimentos. Es cierto que existen infinidad de teorías y creencias entorno a los alimentos que consumimos a diario, y la forma en la que tenemos que hacerlo. Por este motivo, y para facilitar las cosas a todos queremos en este post dar cinco claves sencillas para conseguir mantener la línea de la manera más fácil.

En torno a los cuidados nutricionales existen muchas creencias, y no todas son adecuadas ni verdades. Por este motivo debemos andarnos con cuidado y ser coherentes. Es cierto que la dieta equilibrada es la adecuada, y que lo recomendable es comer de todo. Pero la clave está en saber cómo debemos hacerlo para conseguir que nuestro peso se mantenga con el paso del tiempo a pesar de que nuestro metabolismo se va ralentizando poco a poco.

Respetar los horarios

En primer lugar nos vamos a detener en los horarios. Ante todo es necesario que tengamos una planificación a la hora de alimentarnos. El ser humano es un animal de costumbres, y nuestro organismo también lo es. El metabolismo se rige por una serie de biorritmos que están marcados por los horarios. En función de estos debemos mantener las mismas horas de cada comida, al igual que debemos tener presente que determinados alimentos serán más recomendables a unas horas que otras… Comer cinco veces al día en periodos de unas tres o cuatro horas entre medias es una recomendación que nos puede servir para mantener el metabolismo activo.

El consumo de hidratos

Los cereales son una parte esencial en toda dieta, ya que son la base de la misma. Como fuente de hidratos de carbono que son, es recomendable consumirlos a diario para conseguir energía, pero es necesario que tengamos algo claro sobre ellos. Deben consumirse integrales, pues son de absorción más lenta al ser complejos. De este modo la energía que nos brindan se libera más lentamente evitando que se acumule en forma de grasa. El momento más adecuado para ingerir este tipo de nutrientes será la mañana, ya que en este momento es cuando el metabolismo funciona más rápido y el cuerpo los asimila mejor. Por la tarde la tendencia a acumularse en forma de grasas es mayor.

El consumo de proteínas

Las proteínas son otro nutriente que no debe faltar en una dieta equilibrada. En este caso, para ayudarnos a mantener el peso, es recomendable que las releguemos a ingerirlas por la tarde noche. Su bajo aporte de hidratos de carbono nos ayudará a evitar que se acumulen en forma de grasa. A esto hay que sumar la elección del tipo de carne, ya que es recomendable que sean magras y tengan bajas cantidades de grasa. La carne de ave es muy recomendada en estos casos.

Los vegetales

La ingesta de vegetales es esencial a la hora de mantener la línea, por eso es necesario que estén presentes en todas las comidas que realicemos a lo largo de la jornada. Al margen de todos los nutrientes que nos aportan, que son muchos y valiosos, debemos destacar su alto contenido en fibra que nos ayudará a mantener nuestro cuerpo depurado. A la hora de mantener el peso, la fibra es esencial, pues a través de ella eliminamos toxinas y residuos, así como grasas nocivas para el organismo.

Los líquidos

Los líquidos también tendrán un papel importante, sobre todo a la hora de mantener el organismo hidratado y en perfecto estado, ya que de ello dependerá el correcto funcionamiento de los distintos órganos y del metabolismo en general. Por ello es necesario que a lo largo de la jornada nos mantengamos hidratados. Lo más recomendable es tener siempre a mano una botella de agua para ingerir líquidos constantemente. Debemos beber entorno a los dos o tres litros por jornada.

Imagen | Alan Cleaver

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

4 comentarios