Sigue a

bascula.jpg

La báscula es un buen aliado a la hora de controlar el peso de nuestro cuerpo y los avances que estamos consiguiendo cuando seguimos una dieta de adelgazamiento. Es cierto que ella es la que nos ayudará a enterarnos de nuestro peso, pero también puede ser una gran enemiga y falsear los datos que nos va a dar. Por ello es necesario que tengamos en cuenta algunos puntos sobre la báscula y sus mediciones.

Antes de nada debemos tener en cuenta que a la hora de adelgazar de manera saludable lo que solemos hacer es perder grasa y conseguir masa muscular. Esto lo que hace es que nuestro peso aumente, ya que la masa muscular pesa más que la grasa, pero tiene un volumen menor. Por ello no siempre la báscula nos dicta la realidad, sino que nos dice lo que pesamos, que nada tiene que ver en todos los casos con el volumen que tenemos.

La hora del día y el día de la semana

La hora del día en la que nos pesamos igual que el día de la semana en la que lo hacemos tendrá mucho que ver cuando controlamos nuestro peso, ya que estas variables intervienen directamente en los resultados que nos va a mostrar la báscula. La hora más adecuada es la mañana, ya que nuestro aparato digestivo no estará lleno de alimento o tendremos sustancias de desecho que no constituyen una parte del cuerpo, pero que a la hora de pesarnos suman.

Lo mismo sucede con el día de la semana en el que nos pesamos. A lo largo de toda la semana la mayoría de nosotros seguimos una dieta de adelgazamiento y hacemos ejercicio para quemar las calorías que nos sobran. Pero el fin de semana la gran mayoría de nosotros suele relajarse un poco más, comer más de la cuenta, salir más y descansar menos… Esto lo que hará es que el fin de semana aumentemos ligeramente de peso, por lo que el mejor día para pesarnos es el viernes y no el lunes como hacen muchos, ya que estos excesos de fin de semana se recuperan a lo largo de la semana cuando volveremos a nuestra forma de vida habitual.

Planificar los días cuándo pesarnos

Otro punto a tener en cuenta es establecer una planificación para pesarnos, ya que de nada servirá estar constantemente acudiendo a pesarnos a la báscula, ya que los datos que vamos a obtener serán confusos totalmente, ya que las fluctuaciones que sufre el organismo a lo largo de los días son elevadas. Por ello es necesario que fijemos un día o dos al mes para pesarnos y respetarlos siempre para controlar mucho mejor el peso y evitar las consabidas fluctuaciones, que son las que nos vuelven locos.

La indumentaria para pesarnos

Algo similar sucede con la indumentaria con la que nos vamos a pesar, y es que lo ideal es pesarnos desnudos del todo si lo realizamos en nuestra casa, o si nos vamos a pesar fuera hemos de procurar llevar más o menos la misma cantidad de ropa para saber a ciencia cierta lo que adelgazamos o engordamos, ya que la ropa pesa y podemos falsear mucho los datos sin un día nos pesamos con un tipo de topa y al siguiente con otro.

Es necesario que tengamos esto en cuenta a la hora de pesarnos, ya que la báscula condiciona más de lo que pensamos a una persona que quiere perder o ganar peso. Aunque desde Vitónica recomendamos no prestarle demasiada atención, ya que es simplemente un indicador, pero no el único, pues si hacemos ejercicio y seguimos una vida sana, conseguiremos poco a poco lo que nos proponemos.

Imagen | Campanero Rumbero

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

13 comentarios