Pautas para saltar correctamente a la soga

Síguenos

comba.jpg

Saltar a la comba es un ejercicio aeróbico que muchas personas practican en sus entrenamientos en el gimnasio, ya que nos ayuda a ganar fondo y resistencia a la hora de realizar un ejercicio más complejo. Pero es importante que tengamos en cuenta la necesidad de ejecutarlo de forma correcta, ya que si esto no es así no podremos obtener el resultado buscado. Para lograrlo os vamos a dar algunas indicaciones para saltar a la comba de forma correcta.

Saltar a la comba parece a simple vista un juego de niños, pero no lo es. Aunque en un principio esta fuese su utilidad, hoy en día se usa para otros menesteres como el boxeo, la carrera… Deja de ser un entretenimiento para pasar a ser una forma de entrenamiento, y como tal debemos de realizarlo correctamente si no queremos hacernos daño. En primer lugar hay que saber elegir la soga adecuada para no lastimarnos las manos, pues podemos rozarlas con facilidad. Junto a esto debemos cuidar que tenga la largura adecuada para nuestra estatura y no tener que agacharnos a la hora de saltar ni adoptar posturas raras.

Saltar a la comba no es algo tan sencillo como solo saltar sin más. Este ejercicio lo llevamos a cabo durante un tiempo prolongado, por lo que es importante que sepamos como saltar para no cansarnos rápido. Por ello el salto debe ser corto y movido casi por inercia, ya que de lo contrario nos cansaremos antes. Junto a esto el movimiento de las manos debe ser constante y enérgico para que la soga no salte demasiado o vaya muy alta obligandonos a saltar más y elevarnos así del suelo.

La posición de los brazos es algo que debemos tener en cuenta, y es que para no cansarlos, pues solo se encargan de sujetar la soga y realizar el movimiento, debemos mantenerlos pegados al tronco y conseguir que el movimiento sea solo de muñeca, evitando giros muy largos que provocaran malestar y hasta posibles lesiones debidas al tiempo que estamos realizando el mismo movimiento.

Mantener una postura recta con la columna de forma natural
es esencial si queremos evitar sobrecargas en la zona lumbar, que se producen al doblar la espalda. Lo mismo sucede al elegir el calzado, ya que con los impactos producidos por el salto podemos dañar las rodillas. Si usamos zapatillas que amortigüen lograremos absorber parte del impacto y minimizar el daño.

Imagen | Jonathan D. Blundell

En Vitonica | Saltar a la comba, no sólo un juego de niños
En Vitonica | Saltar a la comba se ha digitalizado
En Vitonica | Trabajar la resistencia y la fuerza saltando a la comba

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

4 comentarios