Compartir
Publicidad
Rectificaciones de la columna: qué son, por qué aparecen y cómo se mejoran
Anatomía

Rectificaciones de la columna: qué son, por qué aparecen y cómo se mejoran

Publicidad
Publicidad

Hace unos días el vitónico angel.carrillomerino nos preguntaba qué ejercicios podría realizar orientados al entrenamiento de fútbol, ya que tenía la columna rectificada. Las rectificaciones en la columna vertebral son cada vez más comunes en la población, de modo que hoy hablaremos sobre qué son, cuáles son sus causas y cómo podemos mejorarlas.

Para empezar recordamos que la columna vertebral no es totalmente recta, sino que tiene cuatro curvas cóncavas y convexas que se van alternando entre sí: lordosis cervical, cifosis dorsal, lordosis lumbar y cifosis sacrococcígea. Estas curvas son las que dotan a la columna vertebral de estabilidad y movilidad, y las que hacen que esta estructura sea tan fuerte como para soportar el peso del cuerpo.

Cuando la curvatura normal de la columna vertebral se ve disminuida (o desaparece) en alguno de sus tramos hablamos de que existe una rectificación. Se suele dar en la zona cervical y lumbar, que presentan una lordosis menor a la habitual, y el aspecto de la columna vista de perfil es el de una línea recta.

Causas de la rectificación de la columna

Rectificacion-columna

Estas rectificaciones pueden tener un origen congénito (por algún problema estructural desde el nacimiento), pero también pueden deberse a causas exógenas como un estilo de vida sedentario, falta de actividad física, estrés o cansancio. Las contracturas en la musculatura circundante o la falta de potencia en la misma son otras causas de la rectificación de la columna.

Una mala higiene postural, con vicios y malos hábitos posturales, es muchas veces la causa de estas patologías. La buena noticia es que, si este es nuestro caso, podemos mejorar mucho sólo prestando más atención a nuestra postura corporal y realizando ejercicios de compensación para los grupos musculares.

¿Por qué y cómo mejorar las rectificaciones?

Rectificacion-columna

Nuestra columna vertebral está diseñada para funcionar mejor con sus curvas naturales: en el momento en que una curva desaparece o cambia obliga a las otras curvas a trabajar más para crear compensaciones. De ahí que, por ejemplo, frente a una rectificación lumbar, el peso del cuerpo recaiga directamente sobre la zona del sacro (zona más baja de la columna) y puedan aparecer dolores lumbares.

Un profesional nos ayudará a saber de dónde parte el problema (malos hábitos posturales, escaso tono muscular) y a atacar directamente desde la raíz. Los ejercicios de compensación para los grupos musculares suelen ser un buen comienzo para mejorar nuestra postura.

  • Si sufrimos una rectificación en la zona cervical habrá que trabajar con estiramientos de toda la musculatura de la zona del cuello, incluidos también los músculos de la cintura escapular (trapecios, romboides, deltoides...).

  • Si nuestra rectificación se sitúa en la zona lumbar o dorso-lumbar hay que potenciar los músculos pectorales, la zona del abdomen y realizar estiramientos de los isquiosurales.

La forma de detectar este tipo de rectificaciones es a través del diagnóstico médico. También puede ser visible desde un estudio postural, pero siempre hemos de acudir a un especialista que analizará cuáles son las causas por las que ha surgido la rectificación y nos indicará cómo mejorarla.

Imágenes | Thinkstock #1 #2 #3
En Vitónica | La columna vertebral: el nacimiento de sus curvas

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio