Compartir
Publicidad
Publicidad
Cinco sencillos trucos que pueden reducir notablemente tu consumo diario de calorías
Dietas

Cinco sencillos trucos que pueden reducir notablemente tu consumo diario de calorías

Publicidad
Publicidad

Son épocas en las que, más que nunca, nos gusta cuidarnos y ponernos lo más en forma posible para el inminente período veraniego. Como siempre, la dieta y el ejercicio son los pilares fundamentales para conseguirlo, pero lo cierto es que a veces determinados hábitos o costumbres a la hora de comer nos hacen un poco cuesta arriba el conseguirlo.

Si eres de los que seguir una dieta te cuesta un suplicio, hoy te proponemos cinco sencillos trucos que pueden reducir notablemente tu consumo diario de calorías. Unos trucos que te ayudarán a restar calorías innecesarias de tu dieta.

Si lo que necesitas es perder peso todos conocemos la ecuación perfecta: quemar más calorías de las que consumimos, es decir, movernos en un déficit calórico que nos permita quemar grasa del excedente que tenemos.

Aunque la teoría es sencilla, lo cierto es que si no estamos acostumbrados a llevar a unos hábitos de alimentación y de estilo de vida saludable, a veces, esta tarea puede resultar más complicada de lo que parece. Si este es tu caso, hoy te proponemos *cinco sencillos consejos con los que podrás rebajar tu consumo diario de calorías** optando por alternativas mucho más saludables.

Seis sencillos hábitos que restarán calorías a tu dieta

  • Hidrátate antes de cada comida: la hidratación es fundamental para un correcto funcionamiento de nuestro metabolismo, pero también puede ser un buen truco para conseguir rebajar la cantidad de calorías que vamos a ingerir en la próxima comida.
    Según un ensayo clínico llevado a cabo en Estados Unidos, el consumo de agua antes de las comidas puede ser una estrategia eficaz para la pérdida de peso, de hecho se comprobó que aquellos que ingerían dos vasos de agua antes de cada comida, consiguieron rebajar su posterior ingesta en un total de entre 75 y 90 calorías.
hidratarse

En la actualidad, el consumo de este tipo de bebidas está directamente relacionado con un aumento de peso y con impactantes tasas de obesidad en el sector infantil

  • Olvídate de las bebidas azucaradas: hidratarse sí, pero no con este tipo de bebidas. Si lo que buscamos es rebajar calorías vacías de nuestra dieta no es nada sorprendente que uno de los hábitos a eliminar sea el consumo de refrescos y bebidas altamente azucaradas.
    Un simple refresco puede contener hasta quince cucharadas de azúcar, sin olvidarnos de la cantidad de calorías que pueden sumar a nuestra dieta determinadas bebidas o preparados, como es el caso de cuando hablamos de las escandalosas cantidades de azúcar de algunas populares cadenas de cafés.
    Si bebes menos agua del que deberías opta por algunas alternativas que hagan más fácil tu hidratación sin caer en productos repletos de azúcares. Y recuerda que siempre es mejor optar por la pieza de fruta completa que por un vaso de su zumo.

  • Cambia tus aperitivos procesados por snacks saludables: ¿patatas fritas o un puñado de frutos secos? ambos son alimentos altamente calóricos, pero claramente diferenciados. No todas las calorías son iguales y por este motivo nuestro metabolismo responde de modo diferente a un aporte calórico de patatas fritas que al de un puñado de frutos secos ricos en grasas saludables y proteínas, factor clave para el metabolismo digestivo y la quema de calorías.
    De hecho, un estudio publicado en The Journal of Nutrition concluye que dentro de un consumo moderado de frutos se encontró una relación inversa con el índice de masa corporal y una menor probabilidad de aumento de peso.

snack
  • Presta atención al modo de cocinar: opta por métodos de cocina saludables y con productos de calidad. La plancha, el horno o la cocina al vapor pueden restar cientos de calorías a un mismo plato y aumentar notablemente su calidad nutricional.
    Evita los excesos de comidas fuera de casa, siempre que sea posible. Estudios han certificado que las comidas en restaurantes, debido entre otras cosas al modo en que se preparan, aportan en tan solo una comida casi la totalidad de calorías, grasas y sodio requeridas para un día completo.

  • Hábitos a la hora de comer: aunque parezca que a priori no existe una relación entre el modo en que comemos y el total de calorías que ingerimos, la realidad es que sí. De hecho, algunos ensayos han concluido que aquellas personas que comen demasiado rápido y sin masticar lo suficiente, ingieren en cada comida alrededor de un 10% más de calorías, sin olvidar que quienes lo hacen de modo más lento experimentan una mayor sensación de saciedad.

En Vitónica | Ocho consejos para reducir tus calorías fácilmente
En Vitónica | Top 13 de alimentos ricos en calorías

Imágenes | iStockphotos

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos