Compartir
Publicidad

El ejercicio intenso puede beneficiar incluso a personas con transplante de corazón

El ejercicio intenso puede beneficiar incluso a personas con transplante de corazón
Guardar
1 Comentarios
Publicidad

Esos son los resultados que arroja un estudio realizado con 16 pacientes estables, con una edad media de 52 años, siendo hombres el 75%, que llevaban más de un año después de haber recibido un transplante de corazón. El ejercicio de alta intensidad benefició a este tipo de pacientes.

El estudio, publicado el 18 de agosto en la revista American Journal of Transplantation dividió a los sujetos en dos grupos: uno de ejercicio moderado (el recomendado habitualmente) y otro de ejercicio intenso (es decir, llegando durante algunos minutos a la tasa cardíaca máxima) durante un período de doce semanas, obteniendo buenos resultados para el grupo de ejercicio intenso.

En las afecciones cardíacas, y más en caso de transplante de corazón, se tiene mucha precaución con el esfuerzo que puede hacer el paciente. Forzar un sistema cardiovascular afectado puede tener consecuencias fatales, pero también es muy negativo que la persona se vea obligada a no hacer ejercicio.

Incluso hay quienes tienen miedo, y realizan una vida sedentaria. Siendo el sedentarismo causa de grandes males, sin duda no beneficia a este tipo de pacientes, por lo que es interesante conocer los beneficios del ejercicio, y también qué intensidad pueden practicar sin tener consecuencias negativas, solo beneficios.

Es muy interesante que este estudio utilizó la metodología HIIT (ejercicio en intervalos de alta intensidad) para el entrenamiento, lógicamente adaptando los parámetros a cada sujeto y haciendo un seguimiento muy cercano de todas las constantes.

Los resultados fueron que, aunque ambos grupos (ejercicio moderado y HIIT) tuvieron ciertas mejoras, pero el grupo de HIIT mejoró más la capacidad de absorber oxígeno con respecto al grupo de ejercicio moderado.

Además, en el grupo de HIIT mejoraron los valores de presión arterial sistólica, mientras que en el grupo de ejercicio moderado no hubo cambios importantes, tendiendo a permanecer en valores altos.

Así que es positivo conocer cómo el HIIT en particular y el ejercicio físico en general es un excelente tratamiento para muchas patologías, por lo que se debe incluir siempre tanto a nivel preventivo como curativo.

Más información | MedlinePlus

Imagen | Thinkstock

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos