Compartir
Publicidad
Ejercicio físico durante el embarazo: estos son los beneficios que obtendrás tú (y también tu futuro bebé)
Entrenamiento

Ejercicio físico durante el embarazo: estos son los beneficios que obtendrás tú (y también tu futuro bebé)

Publicidad
Publicidad

Hablar sobre recomendaciones de ejercicio físico durante el embarazo carece de sentido si no lo hacemos desde un enfoque individualizado, no obstante, en términos generales no hay razones para recomendar la interrupción del ejercicio físico. Entiéndase aquí ejercicio físico como aquella actividad física programada y secuenciada en el tiempo. 

En cuanto a la modalidad de ejercicio físico recomendado, por lo general los estudios han profundizado en aquellos esfuerzos de caracter aeróbico y no tanto en otras capacidades como la fuerza. 

En la última década en cambio, sí que podemos observar una mayor atención en estudiar los efectos del entrenamiento con sobrecarga en mujeres embarazadas aunque todavía existen muchos prejuicios y un desconocimiento profundo a la hora de prescribir abiertamente este tipo de ejercicio correctamente adaptado a las necesidades y particularidades de una gestante. 

¿Qué beneficios aporta el ejercicio físico durante el embarazo?

Un buen resumen de los beneficios que puede aportar el ejercicio, en concreto el de fuerza, en las mujeres embarazadas lo podemos encontrar en un estudio publicado en 2011 por uno de los mayores expertos en este campo, Brad Schoenfeld. 

Mejor control del peso corporal

Una mejor gestión del peso corporal durante el embarazo es importante no solo para la madre, sino también para el bebé. Algunos investigadores han reportado que aquellas madres que mantenían unos buenos niveles de actividad física ganaban hasta un 20% menos de peso corporal

Reducción de la indicencia de diabetes gestacional

Esto no solo es un problema que afecta a la madre, sino al futuro del bebé, ya que aquellos niños cuyas madres sufrieron diabetes gestacional durante el embarazo tienen mayor riesgo de padecer obesidad en el futuro. Las madres que se mantienen activas durante el embarazo pueden reducir hasta un 62% el riesgo de padecer diabetes si lo comparamos con aquellas que permanecen inactivas. 

Menor incidencia de preeclampsia

La preeclampsia cursa como una hipertensión inducida por el embarazo y niveles elevados de proteína en la orina, lo que se conoce como proteinuria. En los Estados Unidos es la segunda causa de muerte maternal durante el embarazo. Esa enfermedad se debe a alteraciones en la placenta que pueden provocar una disfunción en los vasos sanguíneos que si no se trata de forma precoz puede derivar en daños fatales en riñones, hígado y cerebro. 

Se teoriza sobre que el ejercicio físico en estos casos puede actuar como estimulante del crecimiento de la placenta y de la vascularidad. 

Mejor percepción de la imagen corporal y mejor bienestar psicológico

Los cambios antropométricos y de la composición corporal en mujeres embarazadas pueden hacer que descienda el sentido de imagen corporal que estas tienen de sí mismas. Está establecido que las mujeres embarazadas que siguen entrenando durante la gestación tienen una mejor percepción de su imagen corporal

Además, aquellas mujeres que se mantienen activas tienen menor incidencia de depresión tanto durante el embarazo como después del parto. 

Reducción del dolor lumbar

El desplazamiento del centro de gravedad así como algunas adaptaciones posturales durante el embarazo hacen que el dolor lumbar sea una de las dolencias más recurrentes entre mujeres embarazadas. Hasta un 76% de gestantes reportarán molestias en este ámbito. 

El ejercicio ayuda a contrarrestar en gran medida el estrés depositado sobre la columna lumbar y a aliviar los síntomas del dolor de espalda baja

Mejor desarrollo fetal

Aunque hoy en día no es tan notable, antiguamente se recomendaba a las mujeres que evitarán cualquier tipo de esfuerzo durante el embarazo para evitar cualquier efecto nocivo sobre el feto. Este es un mito que aún hoy debe ser erradicado

Nada más lejos de la realidad, los bebés recién nacidos cuyas madres han entrenado durante el embarazo, son concebidos con mayor masa libre de grasa. Además, los beneficios del ejercicio físico durante el embarazo parecen extenderse más allá del periodo postnatal. De hecho, a la edad de cinco años, estos niños tienen un desarrollo neurológico más avanzado que el resto de niños de su edad. 

Imágenes | Pixabay

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio