Compartir
Publicidad

Aprende a cuidarte dentro y fuera de la mesa

Aprende a cuidarte dentro y fuera de la mesa
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

A la hora de cuidar nuestra salud y sobre todo si queremos perder peso hay dos aspectos fundamentales: la comida y el ejercicio físico. Normalmente nos centramos en qué comer y qué ejercicio físico realizar, pero también es importante el cómo. Vamos a dar un repaso a esos pequeños hábitos que hay que cuidar tanto dentro como fuera de la mesa.

El cambio de hábitos es una parte muy importante en el proceso de pérdida de peso. Son gestos muy sencillos de llevar a la práctica, solo hay que concienciarse para realizarlos cuando vayamos a comer o hacer ejercicio. Seguro que los identificas como hábitos saludables, pero la mayor parte de las veces no se hacen por falta de tiempo o por no reparar en ellos.

Buenos hábitos dentro de la mesa

  • Come sin prisa: con el frenético ritmo de vida que llevamos, sobre todo entre semana, la comida también la solemos hacer rápido y estresados porque no tenemos tiempo. Ten en cuenta que comer rápido implica ingerir más calorías en menos tiempo. Comer despacio ayuda con la digestión de los alimentos y no tendremos sobremesas tan pesadas.
  • Mastica bien: los alimentos deben masticarse repetidamente para facilitar la digestión en el estómago. La cantidad de veces que masticamos depende del tipo de alimento que vayamos a comer y sobre todo de la percepción de que está bien triturado.
  • Poca cantidad y varias veces al día: hay que cuidar las cantidades de cada comida, plato o mordisco. Es importante distribuir los alimentos a lo largo del día, evitando que una comida sea pesada y saltarnos la siguiente, ya que así favorecemos la acumulación de los excesos.

Buenos hábitos fuera de la mesa

  • No te olvides del calentamiento: hacer ejercicio no es pasar de cero a cien en diez segundos. El cuerpo necesita su tiempo de adaptación al esfuerzo, ir de menos a más. Así evitaremos lesiones y el tiempo que estemos ejercitándonos será más eficaz. Se puede empezar a calentar corriendo despacio durante 3-5 minutos y a continuación hacer algunos ejercicios suaves de estiramientos.
  • Recupera: cuando hacemos ejercicio para perder peso solemos cegarnos en el “cuanto más mejor”, no teniendo en cuenta que el cuerpo necesita descanso. Hacer ejercicio cuando estamos cansados disminuye la eficacia del mismo y hay más riesgo de lesión. Asegúrate de que antes de ir al gimnasio o salir a hacer tu sesión diaria has tenido un buen descanso.
  • La hidratación es importante: hace tiempo que se enterró el mito de que sudar mucho adelgaza más. Sudar no es ni más ni menos que pérdida de líquido, el cual vamos a tener que recuperar después hidratándonos. Hacer ejercicio cuando tenemos cierta deshidratación dificultará su eficacia y el organismo sufrirá mucho. Siempre, y más ahora en verano, hay que ir con una botella de agua y beber cada 10-15 minutos.

Estos buenos hábitos dentro y fuera de la mesa ayudan mucho a complementar la dieta y ejercicio con el objetivo de perder peso. Si somos conscientes de realizarlos a diario, serán un empujoncito más en nuestra carrera por perder esos kilos que nos sobran.

Imagen | lululemon athletica

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio