Compartir
Publicidad
Ante la decisión de parir en casa, estas son algunas cosas que debes tener en cuenta
Prevención

Ante la decisión de parir en casa, estas son algunas cosas que debes tener en cuenta

Publicidad
Publicidad

Dentro de la vuelta a lo natural y la nostalgia por un pasado que ninguno recordamos (pero que de ninguna forma fue mejor), el debate en torno a la mejor forma de dar a luz se encuentra ahora en un momento interesante: el miedo a una excesiva intervención y a la llamada violencia obstétrica en la que los médicos imponen una voluntad a veces agresiva a las madres sometiéndolas a una excesiva medicalización del parto, algunas mujeres defienden cada vez más su libertad de parir en casa, en un entorno conocido e íntimo, rodeadas de personas queridas y con la asistencia de matronas o de doulas. Una decisión rebatida por el riesgo para la vida de madre e hijo al estar fuera de un entorno controlado y donde en caso de complicación es posible actuar con rapidez.

En un momento tan importante como el parto, la libertad y el bienestar de la mujer debería ser un valor primordial, pero también hay que tener en cuenta la seguridad tanto de la madre como el bebé. Después de todo, dar a luz es una experiencia extrema por la que pasan los cuerpos de ambos, y una complicación inesperada puede terminar en secuelas graves e incluso la muerte.

La decisión de parir en casa

Cuando hablamos de dar a luz en casa no nos referimos a aquellas madres a las que el parto les ha pillado de improviso y han terminado pariendo en casa porque no les ha dado tiempo a llegar al hospital, sino a aquellas que han tomado la decisión de parir en casa intencionadamente.

En países desarrollados, como España, esta es una opción muy minoritaria: tal y como explican los autores del estudio Planned home birth: benefits, risks, and opportunities, "para las mujeres en la mayoría de los países desarrollados, elegir dónde dar a luz no es una consideración, porque parir en el hospital es la norma. Lo más probable es que sus madres y sus abuelas diesen a luz en ellos".

parto-bebe-cesarea

En el libro Parir en Libertad, la autora, Raquel Shallman dice lo siguiente: "El parto no es meramente una situación médica, de enfermedad y riesgo, sino que tiene que ver con la vida, el placer, la alegría, la esperanza y las emociones intensas. No es necesario que todas las parturientas sean tratadas como enfermas". Muchas mujeres deciden parir en casa por motivos parecidos, porque han tenido malas experiencias hospitalarias previas o porque buscan que su vida, y esta experiencia, sean lo más naturales posible.

Condiciones para sopesar dar a luz en casa

A la hora de sopesar la posibilidad de parir en casa, los médicos aconsejan tener en cuenta algunas condiciones fuera de las cuales no es buena idea contemplar esta opción.

Un embarazo sin complicaciones: es importante que durante el embarazo no se haya producido ningún problema previo y que el estado de salud de la madre sea bueno. Es especialmente importante que no padezca patologías como hipertensión, diabetes, hepatitis, VIH o lupus.

En embarazos anteriores: no es aconsejable parir en casa si eres primeriza y tampoco si en partos anteriores has dado a luz antes de tiempo o si han tenido que hacerte una cesárea.

Un solo bebé: los partos múltiples son mucho más propensos a las complicaciones, así que no te lo plantees si esperas mellizos o trillizos.

Tamaño, peso y posición del bebé: si el bebé es demasiado grande o si no está bien colocado para nacer, parir en casa puede suponer un enorme riesgo. Esto es algo que deberás consultar con tu médico en las semanas previas al parto.

Cerca del hospital: es importante que el tiempo de reacción en caso de complicaciones sea lo menor posible, porque eso puede suponer la diferencia entre la vida y la muerte de la madre y/o del niño. Si vives a demasiada distancia, es mejor que descartes la idea de dar a luz en tu casa.

¿Es seguro un parto casero?

Existen estudios contradictorios al respecto. En el citado estudio Planned home birth, tras analizar los casos de varios países (Estados Unidos, Reino Unido, Suecia y Holanda entre otros), los autores concluyen que "la mayoría de los estudios realizados en distintos países no muestran un aumento de la morbilidad o la mortalidad neonatal en los partos en casa. Además, los resultados para las madres también son consistentemente mejores, incluyendo menos intervenciones y complicaciones".

ecografia-embarazo-parto

Sin embargo, otro estudio, titulado Planned Out-of-Hospital Birth and Birth Outcomes concluía que la probabilidad de que el bebé muera durante el parto o en el primer mes es, aunque pequeña, 2,4 veces mayor en los partos en casa. Además, en los partos que se planean fuera del hospital el bebé tiene un mayor riesgo de padecer convulsiones y de necesitar un ventilados, y la madre sufre un mayor riesgo de necesitar una transfusión de sangre.

La 'trampa' de las complicaciones

Hay que tener en cuenta al comparar la seguridad y las complicaciones de los partos en el hospital con los partos en casa que estos últimos suelen ser exclusivamente aquellos que durante el embarazo no han presentado ningún problema, en los que la madre está en perfecto estado de salud y el niño tiene un tamaño y posición óptimas. Esto quiere decir que, probablemente de producirse en hospitales, estos partos también tendrían menos complicaciones posteriores.

Por otro lado, los partos tienen siempre cierto grado de incertidumbre: hasta uno sin aparentes complicaciones puede derivar en problemas como hemorragias, desgarros o lesiones de distinta gravedad. Al estar fuera del hospital, el tiempo de reacción es mayor si termina siendo necesaria una intervención médica de urgencia.

No es lo mismo una matrona que una 'doula'

En caso de elegir parir en casa, preparar el parto y el personal que acompañe a la madre es vital. Es importante ponerse en manos de profesionales formados con la experiencia necesaria para saber actuar en caso de imprevistos.

Las comadronas son enfermeras especializada. [...] Como tal, tienen un título expedido por el Ministerio de Sanidad

Por eso es importante conocer la diferencia entre comadronas y 'doulas'. Las comadronas son enfermeras especializadas: tras cuatro años de Enfermería, han estudiado dos más de la especialidad de Obstetricia y Ginegología. Como tal, tienen un título expedido por el Ministerio de Sanidad. Son profesionales de la salud con una formación científica.

Las doulas son mujeres que asisten a las madres desde el punto de vista de la experiencia: ellas mismas han pasado por ello y guían a la mujer durante el parto. No tienen una formación científica ni un título que las acredite, y como tal no tienen una responsabilidad social por su trabajo como sí lo tiene una comadrona.

Para entender mejor la diferencia, la distancia entre una comadrona y una doula es la misma que hay entre un médico y un curandero. En un momento tan crucial como es el parto para ti y para tu hijo neonato, busca tener a tu lado a alguien que sepa qué hacer si aparecen complicaciones.

Entre 1.900 y 2.500 euros

En nuestro país, parir en casa no entra dentro de la cobertura de la Seguridad Social, por lo que son los padres los que deben buscar a los profesionales y costear el proceso de dar a luz en casa. El coste oscila entre 1.900 y 2.500 euros, incluyendo las visitas preparto y el seguimiento posparto.

bebe-madre-parto

En otros países la situación es distinta. En Australia, por ejemplo, en 2007 un estado comenzó a dar cobertura a los partos en casa, y otros muchos le siguieron, y en 2009 en gobierno federal aumentó los fondos para que profesionales médicos atiendan partos en domicilios. En Canadá, solo en algunos estados el sistema de salud público cubre los partos en casa.

En el Reino Unido ha habido cierta polémica al respecto en los últimos años. En 2014, el National Institute for Health and Care Excellence estableció una recomendación para que las mujeres embarazadas sin complicaciones den a luz en casa, principalmente por un motivo económico: los partos en casa salen al sistema público de salud mucho más baratos que los partos en el hospital.

Ante este panorama, Holanda supone una llamativa excepción. Allí dar a luz en casa es mucho más normal (entre el 20-30% de los partos ocurren en casa, frente a solo el 2% en Reino Unido y aún menos en España) y la cobertura sanitaria es la inversa: parir en el hospital cuesta en torno a 250 euros, y hacerlo en casa es gratis porque entra dentro de la seguridad social.

Imágenes | Unsplash
En Vitónica | La importancia de entrenar el suelo pélvico durante el embarazo

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio