Compartir
Publicidad

Cinco formas de mantenerte activo en la oficina (aunque tengas que pasar ocho horas sentado)

Cinco formas de mantenerte activo en la oficina (aunque tengas que pasar ocho horas sentado)
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Muchas veces, cuando nos dicen o leemos que tenemos que movernos más en nuestro día a día, la respuesta que damos (yo incluida, no os vayáis a pensar que no) es que tenemos un trabajo sedentario que nos obliga a pasar muchas horas sentados delante de una pantalla.

Pues sí, es cierto: esa es la situación de muchos de nosotros, ya seamos estudiantes o trabajadores. Sin embargo, existen formas de mantenernos activos también en nuestro puesto de trabajo y que nos ayudan a dar un poco más de movimiento a nuestro día a día. Te contamos cinco de ellas para que las pongas en práctica a partir de hoy mismo.

  • Antes de entrar a trabajar, sube por las escaleras y olvídate del ascensor: es el primer paso que puedes dar para comenzar el día de forma más activa cuando entras a la oficina. Casi todos entramos a la misma hora a trabajar y los ascensores suelen estar atestados de gente que se dirige a su puesto de trabajo: ahorra algo de tiempo de espera y el hecho de subir como sardinas en lata en el ascensor y sube por las escaleras. Si trabajas en un piso muy alto y subir hasta arriba andando no es asequible, también puedes subirte un par de pisos a pie y coger el ascensor desde allí: mejor eso que nada.

  • Levántate a hablar con ese compañero en lugar de mandarle un mail o llamarle por teléfono: cuando trabajaba en la oficina (ahora trabajo desde casa y ya os conté los pros y los contras de esto) recuerdo que echaba mano del teléfono para casi todo, incluso para hablar con alguien que estaba al final de mi misma mesa. Mejor oblígate a levantarte y coméntale lo que necesites en persona: levantarte de la silla te obligará a estirar un poco las piernas, a moverte mejorando así la circulación y a volver a adoptar una postura correcta cuando te vuelvas a sentar.

  • Sencillos abdominales sin levantarte de la silla: y sin que todo el mundo te mire extrañado. Lo único que tienes que hacer es, desde una postura correcta (espalda erguida, glúteos bien apoyados en la silla y rodillas flexionadas a 90 grados) levantar ligeramente los pies del suelo, manteniéndolos en el aire durante unos segundos. Es sencillo y no llama demasiado la atención, por lo que podrás hacerlo cada vez que quieras.

  • Relaja tus hombros y tu espalda poniendo una alarma en tu móvil: ya vimos como poner una alarma en nuestro móvil cada hora puede ayudarnos a mantener una postura correcta en el trabajo. Es posible que nada más sentarnos en nuestra silla adoptemos una postura perfecta: espalda erguida y apoyada en el respaldo de la silla, glúteos bien apoyados y ocupando todo el asiento (no solo el borde), rodillas flexionadas y ambos pies apoyados en el suelo... Pero con el paso del tiempo nos vamos desparramando por la silla o por el escritorio y, generalmente, los hombros, la espalda y el cuello son los que más sufren estas posturas forzadas. Ponte una alarma en el móvil cada hora que te recuerde que tienes que ponerte de pie o, al menos, volver a adoptar una postura correcta. Con el paso del tiempo ya no necesitarás la alarma para colocarte bien en la silla.

  • Bebe agua (y ve a la cocina a llenar la botella y al baño cuando sea necesario): hay personas que pasan toda su jornada laboral sin beber ni siquiera un poquito. Mantenernos bien hidratados, sin embargo, es básico para nuestra salud. Beber agua durante tu tiempo de trabajo no solo tiene la ventaja de que te mantendrá hidratado, sino que además te obligará a ir hasta la cocina de la oficina para llenar la botella y al baño para orinar cuando tengas necesidad. Dos momentos más en los que te levantarás de la silla y te moverás un poco para volver a tu sitio y adoptar de nuevo una postura correcta.

En la oficina, si trabajas durante muchas horas sentado, muévete siempre que puedas: el sedentarismo es uno de los males de nuestra sociedad (ya causa más muertes que la obesidad) y está en nuestra mano movernos un poco más cada día para vencerlo.

Imagen | Unsplash.com
En Vitónica | Una hora de entrenamiento a la semana por contrato: en las empresas suecas ya es una realidad
En Vitónica | Estar mucho tiempo sentado se suma como factor de riesgo de muerte
En Vitónica | Hacer ejercicio no contrarresta los efectos de pasar mucho tiempo sentado: aprende a solucionarlo

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio