Compartir
Publicidad

Qué es la carabela portuguesa, y qué tienes que hacer si sufres una picadura

Qué es la carabela portuguesa, y qué tienes que hacer si sufres una picadura
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

A pesar de que su aspecto nos recuerda al de una medusa, la carabela portuguesa no es tal, sino un hidrozoo del género Phisalia formado por una vela y unos largos tentáculos que suele encontrarse en aguas del océano Pacífico y del océano Índico. 

Sin embargo, hoy es noticia debido a que se ha registrado una picadura de este organismo en aguas de una playa de Murcia. Este cnidario llegó a nuestras costas hace ya un par de años, aunque no se habían registrado otras picaduras anteriormente.

Hace unos días, una joven que se encontraba pasando el día en Puntas de Calnegre sufrió la picadura de una carabela portuguesa mientras se encontraba en la orilla del mar. La carabela "abrazó" el hombro de la joven con sus tentáculos, produciéndole así unas características heridas, además de un intenso dolor, quemazón e hinchazón, según ha referido la joven a La opinión de Murcia.

La carabela portuguesa suele encontrarse en la superficie del agua, es carnívora y utiliza sus largos tentáculos para paralizar y atrapar a sus presas, que suelen ser peces y plancton. En sus tentáculos cuenta con unas células especiales urticantes llamadas cnidocistos que pueden afectar de forma peligrosa a los humanos.

Qué hacer si te pica una carabela portuguesa

Si bien el dolor que provoca la picadura de la carabela portuguesa es bastante mayor del que pueden provocar las picaduras clásicas de las medusas, su veneno no es letal. Evidentemente, es más peligroso en el caso de niños y adultos mayores.

En caso de picadura de una carabela portuguesa, lo más importante es que acudamos inmediatamente al puesto de socorro más cercano, para que puedan auxiliarnos de forma segura. También hay que intentar "despegar" los tentáculos adheridos a la piel, sin tocarlos nunca con las manos para evitar expandir la picadura, sino usando unas pinzas o unos guantes.

También se puede aplicar una solución tópica de bicarbonato y se puede aplicar agua caliente y dulce, nunca agua salada del mar.

Si el dolor se intensifica o no cesa, tenemos que acudir al centro médico de urgencias donde puedan atendernos. 

Imagen | Biusch en Wikimedia Commons

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio