Compartir
Publicidad
Publicidad
Yoga en casa: siete trucos que te ayudan a motivarte para empezar
Wellness

Yoga en casa: siete trucos que te ayudan a motivarte para empezar

Publicidad
Publicidad

Hacer ejercicio en casa tiene sus ventajas y sus inconvenientes. Es cómodo y más barato que ir a clases o al gimnasio, pero cuesta más ser constante y no abandonar.

Si te lo estás pensando y es el yoga lo que te llama, adelante con tu propósito: hacer yoga tiene muchos beneficios físicos y mentales, y es una actividad perfecta para hacer en casa ya que no montarás mucho escándalo, así no molestarás a tus vecinos, y existen multitud de recursos para aprender y practicar yoga desde casa.

Eso sí, tendrás que encontrar la motivación para empezar y ser constante para no abandonar a la primera, y prestar mucha atención a la guía que utilices para realizar correctamente todos los movimientos. Aquí te dejamos algunos consejos para empezar y no abandonar.

1. Ponte un horario y cúmplelo

Yoga de 8:30 a 9:15 cada mañana, por ejemplo. O la hora que tú prefieras. Pero que sea fija y oblígate a cumplirla, igual que si fueses a clase.

Los "cuando tenga un rato", los "ahora me pongo", los "media hora más y empiezo" son la receta perfecta para el descarrilamiento de las buenas intenciones. Terminarás entrenando poco, y cada vez menos. Si quieres ser consistente y regular, tómatelo como una obligación más en tu rutina diaria.

postura-yoga-entrenar

2. Crea una pequeña rutina

Vístete para entrenar, recógete el pelo, llena tu botella de agua, pon música... Igual que te preparas para ir al gimnasio, prepárate para tu entrenamiento de yoga. Ah, y olvídate de entrenar con el pijama: no hay forma más eficaz de perder la motivación.

3. Invierte en material

No tiene que ser demasiado dinero, puedes adaptarlo a tu situación económica, pero algo de ropa deportiva que te guste y que sea adecuada, una colchoneta de calidad... Si dedicas algo de dinero en material a esta actividad, te dará más rabia desperdiciarlo y te motivará a seguir entrenando.

4. Infórmate y pide consejo

El yoga es una actividad que bien adaptada puede hacer todo el mundo, pero eso no quiere decir que no tenga sus niveles, sus detalles y sus particularidades.

yoga-opciones-pensar

Busca información en internet o pregunta a algún conocido que practique como puedes empezar, que detalles importantes debes tener en cuenta y dónde puedes encontrar entrenamientos y guías para entrenar correctamente.

5. Busca en internet

En internet hay infinidad de recursos gratuitos y de pago para realizar entrenamientos de yoga. En Vitónica hemos recopilado muchos de ellos, por ejemplo aquí y aquí, además de una serie detallada sobre las principales posturas de yoga que puedes consultar aquí. Puedes buscar por tu cuenta videos en Youtube o apps con programas de entrenamiento que te convenzan y te motiven.

6. Márcate un calendario de entrenamiento

Un objetivo a medio plazo es una buena forma de mantener la motivación más allá de la novedad de los primeros días. Organiza uno para ti en el que cada día practiques una o varias posturas poniendo siempre mucha atención en los detalles de cada movimiento y así asegurarte de que los realizas correctamente, logrando todos sus beneficios y evitando cualquier lesión.

Si no sabes cómo hacerte un calendario, aquí te dejamos una idea: el calendario de adviento de Vitónica con 28 posturas de yoga para practicar una al día durante cuatro semanas. ¡Ya no hay excusa!

asana-yoga-postura

7. No te desanimes

Probablemente al principio no des pie con bola: no te salgan las posturas, no enlaces bien las transiciones, te resbales, te tropieces o te caigas. Consejo número 1: ten cuidado para no hacerte daño. Consejo número 2: no desesperes. Nadie nace sabiendo y todos somos torpes al principio. Sigue practicando y entrenando y verás como le coges el truco. Piensa que cuanto más abajo empieces, antes comenzarás a ver las mejoras.

Este consejo sirve también por si te saltas un día el entrenamiento. Una vez que hemos fallado, es fácil perder impulso y cuesta más volver. Que no sea tu caso: saltarse el entrenamiento un día no supone empezar de cero, y aunque no es lo deseable, tampoco es un drama. Vuelve a ponerte la ropa al día siguiente y que no decaiga la motivación.

Imágenes | iStock
En Vitónica | Infografía: 12 posturas de yoga que puedes practicar en casa

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos