Compartir
Contenidos contratados por la marca que se menciona

Siete mitos y leyendas sobre la hiperhidrosis

Siete mitos y leyendas sobre la hiperhidrosis
Guardar
2 Comentarios
Publicidad

\"Concurso\"

Tweets por @RexonaESP
\"image\"

La hiperhidrosis es una alteración que se caracteriza por un exceso de sudoración y que aparece de forma impredecible, incluso sin necesidad de un aumento de temperatura.

Sus causas pueden ser variadas, al igual que los tratamientos, y esto ha dado lugar a que circulen algunas leyendas sobre el tema que hoy nos disponemos a desmentir ¿Te suena alguna de ellas?

1- Hay que beber menos agua

No, no y no. Existe la creencia bastante extendida de que si bebemos muy poca agua sudaremos menos y parece lógica, pero no lo es.

Mantenernos hidratados, bebiendo entre un litro y medio o dos litros de agua al día, es fundamental para que nuestro cuerpo funcione correctamente y no afecta a la sudoración, al contrario, lo necesitamos para recuperar nuestro equilibrio hídrico.

2- Solo puede tratarse con cirugía

La cirugía puede ser una opción adecuada para los casos más graves, pero antes de llegar a ella hay muchas otras alternativas como los antitranspirantes, las inyecciones de botox o algunos medicamentos.

Esta intervención, denominada Simpatectomía torácica endoscópica, consiste en cortar los ganglios de la cadena simpática responsables de la sudoración, y se suele usar generalmente en la zona de la cara o las palmas de las manos, en los casos en los que no hayan funcionado otro tipo de tratamientos.

Ducha

3- Tiene relación con la falta de higiene

El desconocimiento puede hacernos llegar a esta conclusión pero lo cierto es que aunque nos duchemos lo habitual, una vez al día o incluso varias veces, no conseguiremos disminuir la hiperhidrosis porque no tiene nada que ver, ya que la causa está relacionada con un fallo en el sistema nervioso autónomo.

Es importante cuidar la higiene para evitar malos olores, pero un exceso de lavados, frotamientos directos con limón o remedios caseros similares no solo no conseguirán evitar la sudoración, sino que también pueden acarrearnos otros problemas dermatológicos.

4- Suele ocurrir a las personas nerviosas

El estrés es un agravante del exceso de sudor y a su vez sentir que sudamos más de la cuenta puede generarnos estrés formando una especie de círculo vicioso, pero no es algo que únicamente ocurra a las personas por ser más nerviosas ya que se trata de una alteración orgánica.

Limpiar manos

5- Los productos desengrasantes disminuyen el sudor

Las manos son una de las zonas dónde más se produce el exceso de sudoración, pero usar detergentes astringentes o pensados para eliminar la grasa, aunque inicialmente pueden dar una sensación de frescor, resecan la piel y no tienen absolutamente ningún efecto.

El sudor que sale por los poros de las glándulas ecrinas no es grasa y por lo tanto no puede eliminarse como si lo fuera.

6- Es mejor aplicar el antitranspirante por la mañana

Contrariamente a lo que suele creer casi todo el mundo el mejor momento para aplicarnos el antitranspirante es antes de acostarnos. De esta forma tiene más tiempo de llegar a las glándulas sudoríparas tapándolas y bloqueando el exceso de sudor axilar al día siguiente.

Por la mañana después del lavado podemos aplicar desodorante, que no evita la sudoración pero sí el olor y la proliferación de bacterias.

7- El vello corporal produce más sudor

La depilación de algunas zonas como las axilas nos permiten tener una higiene más cómoda, pero no disminuye el sudor ya que de ello son responsables únicamente las glándulas sudoríparas.

La acción de las bacterias y sudor es la que provoca el olor. En tal caso depilar la zona si puede facilitar el trabajo de jabones y desodorantes.

Imágenes | David Chou | Olivia | Arlington County

Publicidad

También te puede gustar

Ver más artículos