Esta sección y sus contenidos han sido contratados específicamente por la marca que se menciona Volver a Vitónica.com

No te lleves las preocupaciones a la cama

0 comentarios

Estres

Durante el día, nos levantamos ya con prisas, vamos corriendo a todas partes, nos esforzamos por ser más productivos y, aunque no seamos capaces de sacar tiempo para nosotros mismos, sí que procuramos hacerlo para los demás. Con este ritmo de vida tan frenético que llevamos tendemos a mantener en tensión todo el cuerpo, aunque no seamos conscientes de ello, lo que provoca un gran cansancio tanto físico como intelectual.

Al tener que realizar tantas actividades y enfrentarnos con no pocas preocupaciones es lógico que, a veces, cuando nos metemos en la cama estemos tan agotados que no nos podamos dormir. Pero también es cierto que algunos hemos hecho del desasosiego un hábito. La preocupación produce malestar, nerviosismo, tensión, y puede influir en nuestra salud por medio de dolores de cabeza, estrés, insomnio o problemas estomacales.

Meditar

En vez de preocuparnos, lo mejor es ocuparnos

Pero, llevar nuestras preocupaciones a la cama no sólo no las resuelve, sino que, además, el estrés impide que el cuerpo se relaje para poder descansar. Antes que sumergirnos en nuestra propia ansiedad y desazón, perdiendo la capacidad para ver las cosas desde otra perspectiva, en vez de preocuparnos y agobiarnos, lo mejor es ocuparnos.

Dedica un momento a pensar en lo que te preocupa, y en buscarle una solución. No te enredes en tu telaraña de pesadumbre y desazón, ni te ahogues en un vaso de agua. Tampoco te enganches con los problemas ajenos.

Mantente positivo. Ten en cuenta que cuando los niveles de preocupación nos sobrepasan, tendemos a somatizarlos, pudiendo derivar en cuadros clínicos. La ansiedad va creando una especie de jaula que, al final, nos atrapa y aprisiona.

Yoga

Numerosos estudios han desvelado que las personas que atienden el aspecto espiritual tienen mejor salud, viven más, se recuperan con mayor rapidez en caso de enfermedad, sufren menos depresiones, son menos propensos a las adicciones y tienen una presión arterial menor.

Dedicar un momento del día a la meditación o al yoga hace que disminuya la tensión muscular y la frecuencia cardiaca. Además, el hecho de tener el estrés bajo control beneficia el sistema inmunológico.

Cena ligera

Antes de meternos en la cama, hay que procurar relajarse escuchando música suave, leyendo un buen libro o incluso meditando. Reflexionar y recapacitar sobre todo lo que nos ha pasado durante el día puede ayudarnos a estar más tranquilos y listos para el sueño.

El sueño nos ayuda a recuperar la energía necesaria para las actividades físicas y mentales, y evita que seamos propensos al estrés. Una función muy importante del sueño es que refuerza el sistema inmunológico, por lo que dormir bien reduce el riesgo de enfermedad.

Bicicleta

Haz deporte y cena ligero

Haz deporte y cena ligero, por lo menos dos horas antes de irte a la cama. Dormirás mejor. A la hora de dormir, hay que procurar crear, y respetar, los mismos rituales, e irse a dormir todos los días a la misma hora. No pases en la cama más tiempo del necesario. Calcula cuántas horas de sueño necesitas para sentirte bien, y establece un horario, para que te resulte más fácil conciliar el sueño.

No te lleves a la cama ninguna dificultad. No permitas que la ansiedad te robe el sueño. No te quedes dormido centrando tu atención en tus problemas porque te despertarás al días siguiente pensando en lo mismo.

Fotos | Bhernandez, souaflavia, josemanuelerre, Street Strider Canada

+ Deja tu comentario