Compartir
Publicidad
Publicidad

Cinco recetas para ponerte hasta arriba de vitaminas este invierno

Cinco recetas para ponerte hasta arriba de vitaminas este invierno
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La repentina bajada de las temperaturas y el horario de invierno, con menos horas de sol, suelen ser sinónimos de un descenso de nuestra energía y la vitalidad. Y es que el frío, además de catarros y gripes, también puede provocar cambios en nuestro estado físico y anímico, haciendo que estemos más apáticos y sedentarios. Para evitarlo, te recomendamos practicar ejercicio físico y seguir una alimentación saludable que incorpore alimentos ricos en vitaminas, para que tengas la vitalidad necesaria durante los meses de invierno.

La vitamina C, fuente de vitalidad

Los alimentos que tomamos son los encargados de aportarnos los nutrientes necesarios para sentirnos sanos, siendo las vitaminas las que nos aportan mayor vitalidad, según diversos estudios. Así, las frutas y verduras ricas en vitamina C, como la naranja, la mandarina, el kiwi o el brócoli, son las preferidas por los españoles para garantizar la dosis de energía y vitalidad necesaria, según un estudio elaborado por Zespri.

En este estudio, el índice medio de vitalidad de los españoles se sitúa en un 7,4 sobre diez, y arroja datos como que los mayores de 65 años son el sector poblacional más vital, nuestro momento más vital es a media mañana (seguido muy de cerca por la primera hora) y que cuanta más responsabilidad familiar tengamos, mayor vitalidad disfrutamos.

En Zespri no son los únicos en afirmar el papel del kiwi en la alimentación diaria: según otro estudio de la Universidad de Otago, Christchurch (UOC), en Nueva Zelanda, consumir dos kiwis al día mejora el estado de ánimo e incrementa la energía física y mental.

La vitamina C, además de estar asociada a la prevención y mejor recuperación en caso de resfriados, ayuda a asimilar otros nutrientes presentes en los alimentos que son fundamentales para el bienestar de nuestro organismo, como el hierro, entre otras muchas propiedades.

Además de ser una fuente de vitaminas, los kiwis, gracias a su alto contenido en fibra, facilitan el tránsito intestinal y nos ayudan a tener una digestión menos pesada, gracias a la actinidina, una enzima natural presente únicamente en esta fruta.

En resumen, para que este invierno no te falte vitalidad, no debes perderte estas 5 recetas con el kiwi Zespri como protagonista, un cítrico muy versátil en la cocina que nos ayuda a sentirnos mejor en los días más fríos.

Porridge de avena y kiwi

Porridgeavena

Las gachas de avena, o porridge, es un plato sencillo y rápido de preparar, que incluso puedes dejar listo la noche anterior y calentarlo en el microondas antes de comértelo. Se trata de una opción deliciosa que recuerda al arroz con leche y es perfecta para el desayuno por ser muy saciante. Lo mejor de este plato es que puede servirse tanto frío como caliente.

Ingredientes (por persona): 1 tacita de copos de avena (pueden ser enteros o molidos); 1 vaso de leche o bebida vegetal (de avena, soja, almendra…), 1 kiwi Zespri, 1 plátano.

Elaboración: calentamos la leche o bebida vegetal en un cazo pequeño a fuego medio y añadimos la tacita de copos de avena. Dejamos cociendo unos 3 o 5 minutos (en función de si queremos que la mezcla quede más o menos espesa). Lo pasamos a un bol.

Disponemos la fruta previamente cortada encima de la mezcla. Y ya está listo para comer. Si quieres darle un toque distinto, puedes añadir nuevas frutas, espolvorear cacao puro por encima o añadir coco rallado, canela, frutos secos triturados, semillas…

Ensalada templada de salmón ahumado, queso de cabra y kiwi

Las ensaladas son el plato estrella en verano, pero pueden ser también muy apetecibles durante los meses más fríos, en los que podemos preparar versiones templadas como esta de salmón ahumado, queso de cabra y kiwi.

Ingredientes (para dos personas): lechuga variada, 100 gramos de salmón ahumado, dos medallones de queso de cabra, 1 kiwi Zespri, 1 manzana, un puñadito de uvas pasas y piñones.

Elaboración: ponemos la lechuga variada (ya lavada y escurrida) en una fuente. Cortamos el kiwi y la manzana a cuadraditos y el salmón a tiras finas. Lo añadimos a la fuente. En una sartén pequeña, tostamos los piñones con mucho cuidado para que no se nos quemen y añadimos las uvas pasas. Lo agregamos a la fuente. Por último, doramos un poco los medallones de queso de cabra y los colocamos encima de la mezcla anterior. Aliñamos al gusto.

Mermelada de kiwi sin azúcar

Mermeladakiwi

Perfectas a cualquier hora del día, tanto en el desayuno o merienda como para acompañar otras elaboraciones, la mermelada es un must de todas las despensas. Pero esta versión de kiwi sin azúcar añadido, además de ser sencillísima de preparar, es una perfecta opción para comer más saludable y reducir el consumo de azúcar en nuestra dieta.

Ingredientes (para un tarro de mermelada): 3 kiwis Zespri, 3 o 4 dátiles (dependiendo del dulzor que quieras conseguir), unas gotas de limón.

Elaboración: pelamos y troceamos los kiwis y los ponemos en un vaso para triturarlos. Añadimos los dátiles sin hueso y lo trituramos todo. Podemos dejarlo más o menos triturado, en función de si queremos la mermelada más ligera o más consistente. Ponemos toda la mezcla en un tarrito de cristal. Para que aguante varios días en el frigorífico, le añadimos unas gotas de limón.

Quinoa con kiwi, queso azul y frutos secos

La quinoa es una semilla rica en fibra, proteínas y grasas saludables que no contiene gluten, por lo que es adecuada para celíacos. Puede usarse en gran cantidad de platos y combinarse con multitud de ingredientes, siendo muy apropiada para ensaladas, sopas y revueltos como este plato de quinoa con kiwi, queso azul y frutos secos que te sorprenderá por su combinación de sabores dulces y salados.

Ingredientes (para dos personas): 1 taza de quinoa, 2 tazas de agua, 1 kiwi Zespri, 150 gramos de queso azul, 30 gramos de piñones, 30 gramos de pistachos, 30 gramos de avellanas, especias al gusto, sal, aceite de oliva virgen extra.

Elaboración: ponemos la quinoa en un colador y la lavamos bien debajo del grifo (hasta que el agua salga limpia). La dejamos escurrir. Ponemos a calentar las dos tazas de agua con una pizca de sal en una olla. Cuando arranque a hervir, añadimos la quinoa y la cocemos unos 15-20 minutos. Cuando esté lista, la escurrimos bien en un colador.

Mientras se cuece la quinoa, cortamos el kiwi y el queso azul a dados y lo ponemos en una fuente o bol. Tostamos los piñones en una sartén y picamos los pistachos y avellanas con el mortero o una picadora. Lo mezclamos todo en el bol y añadimos la quinoa. Corregimos de sal y añadimos un chorrito de aceite de oliva virgen extra.

Esta receta también puede hacerse sustituyendo la quinoa por cous cous o bulgur, de características similares, y añadiendo especias al gusto para darle un toque más exótico (por ejemplo, una cucharadita de canela, mostaza en polvo y cúrcuma).

Mousse de queso y kiwi

Moussekiwi

Seguimos con otra receta dulce, esta vez en forma de postre. Quizá el consumo del kiwi en postres es la opción más habitual, ya que es el protagonista de ensaladas de frutas, tartaletas, helados… Hoy vamos más allá y lo incorporamos a un postre clásico para darle un toque distinto.

Ingredientes (4 personas): 4 kiwis Zespri, 60 gramos de azúcar, una tarrina de 250 gramos de queso de untar, 2 hojas de gelatina, 3 claras de huevo, semillas de chía.

Elaboración: pelamos 2 kiwis y los trituramos con la batidora. Sumergimos la gelatina en un cuenco con agua fría durante 8 minutos. Ponemos un cazo a fuego medio y añadimos los kiwis triturados y el azúcar. Lo removemos con unas varillas durante 10 minutos. Escurrimos la gelatina y se la añadimos a la mezcla anterior, removiendo bien. Reservamos hasta que se temple.

Cuando esté templada la mezcla, agregamos el queso de untar y removemos. Ponemos la mezcla en la nevera. En un cuenco, ponemos las claras de huevo y las montamos a punto de nieve. Agregamos las claras a la mezcla anterior, con una espátula y mucho cuidado, y unas cuantas semillas de chía.

Disponemos la mousse en unas copas o vasitos. Los dos kiwis restantes, los pelamos y trituramos y los repartimos por encima de la mezcla. Dejamos enfriar durante unas 2 horas y servimos muy frío.

Como veis, los alimentos ricos en vitamina C, como el kiwi, además de ser una fuente de vitaminas indispensable para sentirnos bien, pueden usarse en gran variedad de platos todo el año. Y si quieres más ideas y sugerencias para incorporarlo a tu dieta, Zespri ha preparado un recetario para que puedas preparar tus platos favoritos con kiwi y contribuir así a incrementar tu vitalidad. Así que este invierno no hay excusa para no estar a tope de vitaminas.

Fotos | iStock: kimberrywood / LanaSweet / alexat25 / LarisaBlinova, rasulov

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos