Publicidad

Cómo mantener a raya la humedad para frenar asma y alergias, mejorar la calidad del aire y cuidar la salud

Cómo mantener a raya la humedad para frenar asma y alergias, mejorar la calidad del aire y cuidar la salud
Sin comentarios
HOY SE HABLA DE

Publicidad

Publicidad

Una de cada tres personas sufre una alergia en España. Estornudos, escozor en los ojos, moqueo, tos, silbidos en el pecho… Se trata de una reacción exagerada del sistema inmunológico a un agente externo. Agentes que, como en el caso de los mohos y los ácaros del polvo, proliferan en los ambientes húmedos.

Según los datos de la Sociedad Española de Inmunología Clínica, Alergología y Asma Pediátrica, las alergias afectan en especial a los niños. De hecho, el número de menores con alergias aumenta alrededor de un 2% al año en la mayoría de países desarrollados.

La principal barrera de acción contra esta respuesta inmunitaria consiste en no exponer el cuerpo a los agentes alérgenos; lo que, con ácaros y mohos, pasa por tener niveles de humedad relativa por debajo del 60%. Y para esta tarea los deshumidificadores De'Longhi se han convertido en unos aliados perfectos, como prueba su posición como número uno en ventas.

Pero ¿qué es exactamente la humedad y qué factores influyen en sus niveles relativos en espacios interiores? ¿Cuáles son sus implicaciones directas con la salud de las personas? Y, lo más importante, ¿cómo puede mantenerse a raya para vivir en un ambiente confortable y saludable?

Qué entendemos por humedad relativa

La presencia de vapor de agua en la atmósfera y en el aire que respiramos es clave para el confort de los seres humanos. Sin embargo, por encima de determinados niveles, su efecto sobre la salud resulta nocivo.

Cuando nos referimos a espacios interiores, hablamos de humedad relativa. Esta depende del clima (varía entre estaciones y zonas geográficas), el aislamiento de los edificios y su ventilación, la actividad que se desarrolle en el espacio, la presencia de plantas y la temperatura. Es más, la relación entre humedad y temperatura merece una pequeña mención aparte.

La misma cantidad de vapor de agua produce una mayor humedad relativa en el aire frío que en el aire caliente. Y, a su vez, niveles altos de humedad alteran nuestra percepción de la temperatura, por lo que sentimos que es mucho más alta o más baja de lo que es en realidad.

Mientras que, en el exterior, esta se escapa de nuestro control, en interiores disponemos de tecnología, como la amplia gama de deshumidificadores de De’Longhi, capaz de regularla para mantenerla a un nivel adecuado.

Las consecuencias de un exceso de humedad

Deshumidificador Pintura

Tal como indican desde la Organización Mundial de la Salud (OMS) o el National Asthma Council de Australia, una humedad demasiado alta es el caldo de cultivo perfecto para muchos alérgenos, mohos y bacterias. Y una demasiado baja es el ambiente preferido por ciertos virus, como el de la gripe. 

Pero, además, la humedad provoca daños en las viviendas y su relación con la temperatura hace que influya directamente en el confort y en el gasto energético de los hogares.

La salud: ácaros, bacterias y mohos

“Los ácaros del polvo doméstico son muy comunes y constituyen una de las causas más frecuentes de alergia respiratoria”, señala la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC). “En general crecen en ambientes con una humedad superior al 70% y a una temperatura óptima en torno a los 25ºC […] Su población aumenta significativamente en zonas costeras”.

Según la SEAIC, mantener una ventilación adecuada y unos niveles de humedad relativa controlados es clave para luchar contra la proliferación de ácaros. Es así que los deshumidificadores ofrecen beneficios directos para la salud, evitando crear un ambiente propicio para estos pequeños artrópodos, la formación de moho y la proliferación de bacterias. Es decir, ayudan a minimizar las causas de alergias y problemas respiratorios como el asma.

Deshumidificador Alergia

De hecho, las gamas DDSX y DEX de De’Longhi (excepto el DEX210, con una capacidad de deshumidificación de 10 l/día frente a los 16 y 14 litros de sus hermanos mayores DEX216F y DEX214F, respectivamente)  disponen de un certificado de la Allergy Standard Foundation que avalan su idoneidad para personas que con alergia y/o asma. 

Además, algunos modelos, como el DDSX220, filtran el 99,96% de las partículas del aire, incluyendo elementos contaminantes y otros alérgenos como el polen. Y el DDSX220WF añade incluso una función en su app móvil para garantizar la no proliferación de moho.

El confort y el cuidado del hogar

“La humedad puede acumularse en las estructuras del edificio o materiales a través de goteras y filtraciones en techos, ventanas o tuberías debido a la condensación como resultado de ventilación insuficiente o construcción defectuosa; o la humedad del suelo puede penetrar en la estructura”, explican desde el departamento de salud pública de la Comisión Europea.

Es decir, este incómodo "huesped" tiene consecuencias sobre la estética y el mantenimiento de la vivienda e incide directamente en el confort y la calidad de vida de sus moradores. Las manchas de moho en techos y paredes, los daños en la pintura o el papel tapiz, los desperfectos en carpintería y muebles o los malos olores en el ambiente y la ropa son muchos de los problemas que pueden resolverse manteniendo niveles adecuados de humedad mediante un deshumidificador.

Ddsx220 Delonghi

Por otro lado, cuando la temperatura baja, la humedad relativa elevada amplifica la capacidad térmica del aire, por lo que el calor del cuerpo se elimina más rápidamente y la sensación de frío es mayor. Por el contrario, en días cálidos, si el aire está saturado de humedad, no podemos regular el calor corporal mediante el sudor, con lo que la sensación de calor es mayor.

Es decir, la humedad elevada influye en la sensación térmica y, por tanto, en el confort en el hogar y la factura energética (ya que usaremos más calefacción o aire acondicionado para compensar esa sensación).

Los modelos de la gama DNS de De’Longhi, como el DNS65, permiten minimizar los efectos nocivos de la humedad de una manera silenciosa y efectiva durante todo el año. Carecen de comprensor y desecan el aire mediante un disco de ceolita (un tipo de mineral microporoso), por lo que actúan sin superar los 34 decibelios. Gracias a su alta capacidad, modelos como el DNS80 pueden usarse en espacios de hasta 90 metros cuadrados.

Para condiciones climáticas severas, de lluvias continuas y abundantes, De'Longhi cuenta con la gama DDSX, capaz de absorber hasta 25 litros de agua en 24 horas (modelo DDSX225) y reducir hasta un 50% menos el tiempo de secado de ropa si tenemos que tender en el interior de casa. Asimismo, su opción real feel optimiza el nivel de humedad en función de la temperatura para alcanzar el máximo confort.

Cómo combatir al enemigo de forma inteligente

Reducir la condensación; evitar la formación de moho, hongos y otras manchas; impedir daños en muebles, carpintería y vigas de madera; evitar olores desagradables; acelerar el secado de la ropa; mejorar el confort y la eficiencia energética; vetar el desarrollo de alergias y enfermedades relacionadas con mohos y bacterias… Son muchas las razones para contar con un deshumidificador con el que combatir la humedad.

Confiar en las diferentes propuestas de De’Longhi permite tener una solución acorde a las necesidades de cada hogar. Así, las gamas DDSX y DEX cuentan con una alta capacidad de secado que varía en función del modelo; todos los deshumidificadores presentan funciones específicas de secado de ropa (si bien la gama DDSX es la más potente); y todos los modelos, excepto el DEX210 ─un aparato ligero, silencioso y pensado para pequeñas estancias─, disponen de filtros antialérgicos específicos.

Pero también existen buenas prácticas que contribuyen en esta cruzada contra la humedad. Entre ellas, hemo seleccionado estas que recoge la red de Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos.

  • Asegurar una correcta ventilación de la vivienda, tomando medidas específicas para el secado de ropa si este no puede hacerse en exterior.
  • Reparar goteras y filtraciones en techo, paredes y tuberías.
  • Reducir la presencia de plantas en espacios mal ventilados.
  • Utilizar productos antimoho en la pintura de las paredes y para la limpieza y el mantenimiento del hogar.
  • Limitar el uso de alfombras y tapices en la medida de lo posible y, sobre todo, en las zonas más húmedas de la vivienda.
  • Actuar rápidamente en caso de filtración o inundación secando y ventilando el espacio lo antes posible.

En definitiva, limpieza, ventilación y buen mantenimiento del hogar. Todo acompañado por la ayuda efectiva e inteligente de las diferentes gamas de deshumidificadores De’Longhi.

Imágenes | De’Longhi, Unsplash/ Brittany Colette, Andrew Buchanan

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios