Compartir
Publicidad

Cómo proteger tu vista mientras haces deporte

Cómo proteger tu vista mientras haces deporte
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El 46,2% de los españoles mayores de 15 años practican deporte al menos una vez a la semana, según la Encuesta de hábitos deportivos en España 2015 realizada por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte. Estamos convencidos de los enormes beneficios de la actividad física para disfrutar de una vida saludable, pero ¿somos conscientes de que eso también pasa por cuidar nuestra salud visual?

De la misma forma que generalmente nos ponemos cascos, guantes, rodilleras o coderas mientras hacemos ejercicio para evitar contusiones, proteger la cabeza, los huesos o las articulaciones, no solemos tomar precauciones para evitar arañazos en la córnea, fracturas en la cuenca del ojo, o incluso, en el caso de los deportes más arriesgados, la pérdida permanente de la visión.

Para no sufrir lesiones, la mejor medida es la prevención, y lo más conveniente es utilizar una protección adaptada a las necesidades de cada persona y del deporte elegido, recuerda el Consejo General de Colegios de Ópticos-Optometristas. Esto es especialmente importante en el caso de los menores, que son los que pasan más tiempo al aire libre. La Organización Mundial de la Salud (OMS) calcula que nuestros ojos reciben el 80% de toda la exposición a los rayos UV del sol que tendremos en la vida antes de los 18 años. Éstas son algunas de las recomendaciones de los expertos para proteger los ojos en el ámbito deportivo.

Deportes al aire libre

Ciclismo

Deportes populares como el running, el ciclismo o el pádel están considerados de máximo riesgo debido a la alta exposición solar que sufren los ojos, ya sea invierno o verano, esté nublado o luzca el sol. Por ello, se recomienda el uso de gafas protectoras compuestas por monturas ligeras y lentes irrompibles que puedan incorporar, además, filtros y tratamientos anti-vaho.

La exposición a los rayos UVa es uno de los principales factores a tener en cuenta durante el deporte al aire libre

Este accesorio evitará los traumatismos oculares que se producen con frecuencia por el impacto de una rama o de una piedra, en el caso del ciclismo, o por los golpes de pelota –cuanto más pequeña y rápida, más peligrosa– en el tenis, el pádel, el ping pong o el golf. No olvidemos que las contusiones directas también se pueden producir en deportes de contacto como las artes marciales.

Para correr, por ejemplo, lo mejor son las gafas de policarbonato con lentes nítidas, ligeras, resistentes, híbridas y sin vidrio, que protegen sin convertirse en un estorbo, y es que la comodidad también debe ser una de las consideraciones a tener en cuenta en estos casos.

Deportes de invierno

Esqui

El esquí, el snowboard o el alpinismo pueden provocar daños permanentes en la visión si no se toman las debidas precauciones. En invierno el sol se sitúa más bajo en el cielo y a un ángulo diferente, lo que puede incrementar la exposición ultravioleta, tanto en días grises como en los despejados.

Aunque el día esté nublado, los rayos del sol son igualmente dañinos para nuestra visión, máxime con el factor nieve implicado

Además, el efecto dañino del sol aumenta mucho con la altitud y puede generar quemaduras en la córnea, la retina y el cristalino, provocando fotoqueratitis y úlceras corneales, al tiempo que aumenta el riesgo de aparición de cataratas prematuras. Debemos tener en cuenta que en la nieve se reflejan el 80% de los rayos ultravioleta.

Las gafas, pues, son un complemento imprescindible. Las más adecuadas para las condiciones de nieve son las que tienen lentes marrones, ya que mejoran los contrastes, no alteran los colores naturales y producen menos cansancio ocular al ser el color que reduce mejor el deslumbramiento. En cuanto a los filtros solares, la categoría ideal es la número cuatro, que ofrece la capacidad de absorción de radiación solar UVB-UVA más alta (92-97%).

Deportes acuáticos

Natacion

Especialmente en las prácticas deportivas que se desarrollan en piscinas, como la natación, debemos evitar el uso de lentes de contacto –pueden provocar queratitis e infecciones corneales– y emplear gafas de natación que, en caso de ser necesario, pueden incorporar graduación. La mayor amenaza proviene del cloro, un agente químico que, además de provocar irritación, puede ocasionar la aparición de ciertas patologías oculares como la conjuntivitis.

Deportes ‘indoor’

La hidratación de nuestros ojos es fundamental cuando practicamos deportes de interior

Cuando pasamos cierto tiempo en ambientes cerrados y en los que el aire acondicionado o la calefacción se encuentran funcionado de forma continuada, como los gimnasios, es habitual que aparezca el denominado síndrome del ojo seco. En estos casos, se recomienda el uso de humidificadores y lubricantes oftalmológicos (lágrimas artificiales) que estén prescritos por un especialista que nos indique cuál es el más apropiado para nuestro caso.

No sólo es una cuestión de salud, sino que cuidar los ojos también mejora el rendimiento deportivo. De la visión depende la valoración de las distancias, la evaluación de la velocidad o el tiempo de reacción. Los ópticos-optometristas recuerdan que realizar una correcta revisión ocular es fundamental para determinar posibles problemas y seleccionar la protección ocular más adecuada.

Ejercicios para la salud visual

Además de todo lo anterior, realizar ciertos gestos sencillos, de forma cotidiana, puede favorecer la salud visual:

  • Se puede comenzar por los movimientos oculares: horizontales, verticales y circulares.

  • Después, realizar ejercicios de pestañeo. Pestañea conscientemente cuando mires de cerca. Si sientes cansancio en los ojos, haz el pestañeo más lento. Este ejercicio relaja los músculos de los ojos.

  • También libera tensión mirar lo más lejos que uno pueda de vez en cuando.

  • Mueve los ojos de un objeto cercano a otro lejano varias veces para ejercitarlos.

  • Si notas mucho cansancio ocular, frótate las palmas de las manos para calentarlas bien y cubre los ojos cerrados con las manos ahuecadas. Notarás un gran alivio.

  • Cuando mires no enfoques solo lo que estás mirando. Sé consciente de todo lo que hay alrededor.

Del mismo modo que recurrimos a casco, protecciones de codos y rodillas, guantes o muñequeras para cuidar nuestras articulaciones y las partes más susceptibles de padecer una lesión mientras practicamos deporte, proteger y entrenar nuestra visión, así como aplicar estos consejos e indicaciones, es una de las claves para que el ejercicio resulte lo más seguro y efectivo posible.

Fotos: iStock | lzf | raphspam | tatyana_tomsickova | quintanilla | kzenon

Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos