Compartir
Publicidad

Hacer deporte en pareja no solo mejora tu salud física: también la de tu relación

Hacer deporte en pareja no solo mejora tu salud física: también la de tu relación
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Vosotros, lectores que paseáis por estos lares, sois conscientes de lo beneficioso que es hacer deporte para nuestra salud física y mental —sí, todos hemos sentido cómo se nos pasaba ese enfado después de un buen entreno—, pero, ¿cuántos os habéis planteado los puntos positivos de hacer ejercicio en pareja?

Con la excusa de la celebración de San Valentín, venimos a romper una lanza en favor del deporte a dúo. Porque, si nos gusta entrenar y nos gusta estar con nuestra pareja, ¿por qué no unir ambas cosas?

En primer lugar, salir a ejercitarse con alguien soluciona ese problema al que muchos (aunque nos cueste decirlo en voz alta) nos enfrentamos: la pereza. Que sí, que nos encanta la sensación de después de una buena carrera, pero no vamos a negar que cuando la niebla cubre la ciudad y el viento azota nuestro parque favorito, las ganas de trotar pueden esfumarse.

Pero ese problema desaparece si la rutina de deporte incluye pasar un rato con nuestro chico o nuestra chica. Primero, porque aumentará nuestra constancia: cuando uno esté cansado, el otro será quien tire del equipo y le anime a ponerse sus mallas y cortavientos, como estos que te ofrece tu tienda de deportes Sprinter, y viceversa. Y segundo, porque practicar ejercicio con otra persona nos abre un mundo nuevo de posibilidades que repercutirán positivamente en nuestra relación.

Deporte Pareja sprinter

Por ejemplo, nos da alguien con quien competir. En el mejor sentido de la palabra, claro está. Porque, reconozcámoslo, ese lema runner de “compites contra ti mismo” está muy bien, pero es mucho más motivante probar tus capacidades y tus avances con alguien cercano. Y si vuestros piques tienen como premio libraros de alguna tarea del hogar —el que pierde la ronda de fartlek hace la cena—, mucho mejor.

Compartir entrenamiento… y felicidad

La práctica habitual de deporte provoca que segreguemos endorfinas, las llamadas “hormonas de la felicidad”. ¿Y acaso hay algo mejor que generar felicidad y hacerlo junto a tu pareja?

Cuando entrenamos también producimos otras hormonas como la serotonina, que nos ayuda a controlar nuestras emociones y nuestro estado de ánimo y a regular el estrés. Es decir: ir al gimnasio juntos y calzaros a la par vuestras zapatillas para hacer spinning os ayudará a relativizar los problemas y os ahorrará más de una discusión.

Y aquí va un dato para los románticos: la serotonina es la misma hormona que segregamos cuando estamos enamorados, así que si unimos la dosis del deporte y la dosis parejilla energía y el buen rollo están asegurados.

Una máxima universal para que una pareja funcione es la que dice que ambas partes deben estar bien consigo mismas. Y eso es algo que podemos lograr a través del deporte: ejercitarnos hace que perdamos grasa, tonifiquemos nuestros músculos, ganemos en resistencia y agilidad y, en definitiva, estemos en mejor forma. Eso repercute para bien directamente en nuestra autoestima e, indirectamente, en el bienestar de nuestra relación.

Un abanico de actividades para probar

Si nos animamos a hacer deporte junto a nuestra pareja acabaremos con uno de los grandes problemas que se nos presentan cuando nos apetece probar una actividad nueva: la vergüenza. “Pero cómo me voy a apuntar yo a pádel o a tenis si no he cogido una raqueta en mi vida”, es el pensamiento de muchos. Pues bien: a pádel no puedes jugar solo, así que no hay mejor excusa para comenzar a practicar ejercicio con tu alma gemela que ésta. Además, probar actividades nuevas hace que segreguemos dopamina, que nos llena de buen rollo, y al hacerlo en pareja asociaremos ese sentimiento positivo con él o ella.

Sí, seguramente se reirá cuando se te caiga la pelota o cuando estés más preocupado por no rayar tu pala nueva que por marcarte un tanto, pero eso quedará entre vosotros e irá directo a vuestra lista de anécdotas.

Deporte Pareja sprinter

Es probable que, si eres una persona más bien sedentaria que quiere salir del lado oscuro y ponerse en forma, encuentres en tu pareja el apoyo ideal. Es una gran idea: será quien mejor te sepa motivar y dar fuerza. Pero, si tu chico o tu chica es de esos que sale cinco veces por semana a entrenar y crees que no vas a poder seguirle el ritmo, no te preocupes: tan solo tenéis que elegir el deporte adecuado.

El running es una opción de lo más recomendable para esos casos, pues podréis adaptar la intensidad del ejercicio según vuestro estado de forma. Donde uno hace series para mejorar su velocidad, el otro trota para coger fondo y mejorar su resistencia. ¿Te ahogas cuando pasas los cinco primeros minutos de carrera? Cuéntaselo: habrá pasado por lo mismo que tú en sus comienzos runners y te dará las claves para que controles tu respiración, vayas poco a poco mejorando tus marcas y puedas disfrutar de tus recién estrenadas zapatillas mientras sudas.

Además, esta puede ser una manera de superar retos juntos: con el tiempo te verás capacitado para correr junto a tu pareja tu primera 10K o, si te vienes arriba, vuestra primera media maratón. El abrazo en la línea de meta será lo más emotivo, ¿a que te lo estás imaginando?

Si ambos sois de los que lleváis toda la vida, como quien dice, practicando deporte, quizá lo que necesitéis sea probar algo nuevo… o retomar una vieja afición. ¿Cuánto hace que no salís con vuestras bicis de carretera? Haceos con unos maillots como estos de Sprinter, planead una ruta que os ofrezca unas vistas estupendas y quemad calorías de la mejor forma posible: disfrutando.

No pain, no gain

Los deportes de cardio con los que sudamos (y hasta sufrimos un poco) son perfectos para reducir el porcentaje de grasa corporal, aumentar el volumen máximo de oxígeno que nuestro cuerpo puede consumir —lo que mejora nuestro rendimiento—, fortalecer nuestro corazón (al fin y al cabo es un músculo y solo con ejercicio podemos entrenarlo) y aumentar los niveles en sangre de colesterol HDL o colesterol bueno.

Deporte Pareja sprinter

Pero, y esto es algo de lo que nos olvidamos a veces: no solo los deportes que impliquen correr son deportes de cardio. Ir al gym con tu pareja a probar esa clase de body combat o convencerla para que entre contigo a tu clase de aeróbic son maneras de salir de la rutina deportiva y arriesgarse con nuevas disciplinas.

Y para esos que sean más de tomarse la vida con calma y correr solamente para coger el autobús, las actividades como el senderismo les chiflarán. Caminar y correr, al fin y al cabo, son el mismo ejercicio con una intensidad distinta. Por eso, los largos paseos por la montaña apoyándonos en unos buenos bastones nos reportarán los beneficios del cardio y, a la vez, nos permitirán seguir una buena conversación con nuestra pareja.

Porque no se trata solo de sudar: se trata de encontrar una actividad con la que mantener nuestra buena forma física y la de nuestra relación. Un ejercicio con el que estar fit, sí, pero también juntos y felices.

Imágenes | Unsplash - Rodrigo Kugnharski, Pexels - Nubia Navarro, Flo Maderebner, Pixabay

Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio