Publicidad

Por qué Tenerife se ha convertido en la pista preferida de aficionados y profesionales del ciclismo

Por qué Tenerife se ha convertido en la pista preferida de aficionados y profesionales del ciclismo
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Tenerife es uno de los principales destinos turísticos de Europa y de España. Desde hace décadas, recibe a millones de visitantes (5,8 millones en 2018) entusiasmados por el paisaje de otro planeta de Las Cañadas del Teide, por sus playas de arena negra y abruptos acantilados o por sus microclimas, que hacen posibles cambios de temperatura y vegetación a cada paso que da el turista por la isla.

Pero últimamente, Tenerife también atrae a los amantes del ciclismo. A los ciclistas profesionales que llevan años viniendo a la isla a completar su preparación con entrenamientos en altura, se están uniendo ahora los aficionados en busca de retos y de naturaleza. Una isla que en muy poco terreno se eleva casi 4.000 metros sobre el nivel del mar es todo un aliciente.

Los mejores del mundo entrenan aquí

Sus pendientes pronunciadas explican en buena parte por qué la isla se ha convertido en parada obligatoria para los equipos profesionales del Tour de Francia o La Vuelta a España.

Ciclismo Carretera Parque Nacional Nubes

Aquí se han concentrado este año los equipos Bahrain Merida, Astana Pro Team, Ineos, Sunweb, Lotto, Groupama FDJ. Y en los últimos tiempos, corredores de primer nivel, como Alberto Contador, Chris Froome, Vincenzo Nibali, Geraint Thomas, “Purito” Rodríguez, Ivan Basso o Fabio Aru, han completado su preparación con un periodo de entrenamiento de altura en Tenerife.

Los profesionales eligen este enclave por las buenas condiciones de temperatura y humedad, pero sobre todo por aprovechar el déficit de oxígeno que tiene entrenar tan alto

En concreto, muchos de estos profesionales han hecho muchos kilómetros en el Parque Nacional del Teide, a más de 2.000 metros de altura con el mar de nubes debajo de ellos, y subiendo desde La Orotava o desde Adeje, en el sur de la isla, con desniveles medios entre el 4,5% y el 5,5%. Han elegido este enclave por las buenas condiciones de temperatura y humedad. Pero sobre todo lo han hecho por aprovechar el déficit de oxígeno que tiene entrenar tan alto.

Y es que la disminución de la concentración de oxígeno incrementa la capacidad pulmonar y el sistema cardiovascular disminuye la frecuencia cardíaca y la presión arterial. Además, el estado inmunológico mejora con un aumento del hematocrito y la producción del factor estimulante eritropoyetina, aumentando la capacidad física.

¿Y los aficionados al ciclismo?

Pero no solo los profesionales han elegido Tenerife como pista para entrenar. Luis Mingo es malagueño de origen, pero visita todos los años Tenerife. Como amante de la bicicleta, durante sus vacaciones siempre sale a dar pedales. Le gusta ir por el norte de la isla, siempre tomando como punto de referencia La Orotava, donde suele hospedarse, y acabar en Buenavista o Punta del Hidalgo. Cuando se encuentra en forma, Luis no duda en subir a Las Cañadas. El escenario bien merece el esfuerzo.

Ciclismo Carretera

Luis, que lleva 15 años dando pedales por isla, cree que Tenerife atesora todo lo que un buen aficionado al ciclismo añora: “el paisaje, el clima (sobre todo en invierno), la gastronomía —y recuerda especialmente los camarones que le ponen en Bajamar—, los desniveles exigentes, la posibilidad de pedalear a más de 2.000 metros sobre el nivel del mar". Eso sí, recomienda que cada uno estudie bien la ruta a tomar para adaptarla a su condición física. Al fin y al cabo, Tenerife tiene rutas para todos los gustos y condiciones.

Rutas para subir, bajar y llanear

Los más osados que acudan a Tenerife tienen rutas muy exigentes, como la que transcurre desde La Orotava a Las Cañadas del Teide, por la carretera TF-1, y que pasa por la Esperanza y Santa Cruz (TF-24). Son casi 100 kilómetros con un desnivel medio del 5,4% y donde el ciclista alcanza una altitud máxima de 2.300 metros. Como gran atractivo para la vista y los sentidos, estos abnegados tienen el gran circo de lava del Teide y los bellísimos tonos que adquieren las rocas según cambia la posición del sol.

Ciclismo Carretera Subida La Esperanza

En Tenerife no todo es subir y bajar. También hay oportunidad de llanear mientras se disfruta del paisaje de una costa escarpada y que esconde remansos de paz en forma de playas de arena negra

Otra ruta para piernas poderosas es la que se inicia en el enclave turístico de Costa Adeje, en el sur de la Isla, y recorre 162 kilómetros, por la TF-28, carretera paralela a la Autopista del Sur, y que pasa por pueblos tan auténticos como San Miguel, El Charco del Pino, Granadilla, Arico o Arafo.

En esta ruta, de 4,5% de desnivel medio, el corredor puede reponer energías en los bares que hay a la entrada del Parque Nacional de las Cañadas del Teide, o en el Parador de Turismo, que está a tiro de piedra de los populares Roques de García. La vuelta a Adeje es por el bonito bosque de pino canario de Vilaflor, uno de los pueblos con más encanto de la isla, situado a casi 1.400 metros de altitud.

En Tenerife no todo es subir y bajar. También hay oportunidad de llanear mientras se disfruta del paisaje de una costa escarpada y que esconde remansos de paz en forma de playas de arena negra.

Es lo que podrán descubrir los cicloturistas que opten por la ruta que va desde Buenavista, en el extremo noroeste de la isla, a Punta del Hidalgo, y que avanza por toda la costa norte de Tenerife. Esta ruta, de 75 kilómetros y que no llega al 4% de desnivel medio, va del macizo de Masca al de Anaga, dos de las formaciones rocosas que dan origen a Tenerife y que son un espectáculo de paisaje vertical. Además, en Punta del Hidalgo, final de etapa, se pueden degustar los mejores pescados de la isla.

Otras rutas seleccionadas por Turismo de Tenerife y que harán las delicias de los ciclistas les llevarán al mismo corazón del macizo montañoso de Masca, con su tradicional caserío, o a disfrutar del frescor del monte de Las Mercedes, en lo alto de La Laguna, un lugar de ensueño con una población de laurisilva formada hace nada menos que 20 millones de años y que hoy es Patrimonio de la Humanidad.

La Vuelta al Teide 2020: no te la pierdas

Captura De Pantalla 2019 11 27 A Las 12 53 04

Aunque es habitual toparse con figuras del ciclismo internacional en las carreteras de Tenerife, que vienen a prepararse las grandes pruebas por etapas del calendario internacional, también los hay que entrenan para La Vuelta al Teide, una prueba de 160 kilómetros que sale y llega al municipio norteño de Los Realejos y discurre por el macizo de Masca y por las vías del parque nacional.

La Vuelta al Teide de 2020 se celebrará el 9 de mayo y la salida será en Los Realejos a las 7.00 de la mañana. Si os gusta pedalear, quizás esta carrera sea la mejor excusa para empaquetar la bici y disfrutar de lo que tantos ciclistas aficionados y profesionales han descubierto montando en bici por Tenerife.

Imágenes: Webtenerife.com


Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir