Compartir
Publicidad

Manténte en forma con estos 8 ejercicios que podrás hacer en el agua

Manténte en forma con estos 8 ejercicios que podrás hacer en el agua
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Ya estamos inmersos de lleno en el verano, y las altas temperaturas nos invitan a refrescarnos, relajarnos y divertirnos, aunque nada de eso es incompatible con mantenernos en forma, sobre todo si elegimos hacerlo en el agua.

Tanto si estás de vacaciones o no, como si tienes cerca una playa, una piscina, un lago o un río, seguro que entre estos 8 ejercicios que te vamos a proponer, encontrarás al menos uno que te motive a seguirte cuidando también durante estos meses. ¡Vamos allá!

San Miguel

1. Surfear

Empezamos por una opción que no es especialmente fácil, pero ¿no resulta más atractiva precisamente por eso? Si vas a iniciarte en el surf y quieres disfrutarlo al máximo, empieza por preparar tu cuerpo con estos consejos para entrenar con fitball o bosu, puedes hacerlo en el gimnasio, pero también en el parque o en casa.

Para estrenar las olas te ayudará escoger una tabla longboard, que al ser más ancha y larga y tener mayor flotabilidad, te dará la estabilidad que necesitas para sentirte "a salvo". La idea es que la cambies conforme vayas progresando, y como la mayoría de la gente también usa este tipo de tablas poco tiempo, es fácil que encuentres una de segunda mano que esté en buen estado.

Surf

Lo mejor es comenzar en días calmados, con olas moderadas, para que el mar nos permita maniobrar sin dificultades extra. Ata la cuerda de la tabla (leash) al tobillo para evitar que esta se aleje hacia la orilla y empieza a remar hasta pasar la zona donde rompen las olas, una vez allí prueba a sentarte y tumbarte, hasta que te acostumbres a estar sobre la tabla.

Después ya solo queda coger tu primera ola, así que rema en dirección a la costa (recuerda que tienes que haberte alejado primero) y cuando sientas que una ola te impulsa ¡Es el momento de levantarte! Para que este movimiento salga bien es importante saber remar correctamente y para conseguir mantenernos de pie deberemos evitar algunos errores frecuentes como mantener los pies demasiado juntos o no centrarnos bien en la tabla.

La satisfacción de conseguir surfear es increíble, pero además también te esperan los beneficios de practicar ejercicio aeróbico y tonificación, como quemar calorías y fortalecer brazos, espalda, abdominales, piernas y glúteos.

No te pierdas este vídeo para una motivación extra. Es espectacular.

2. Nadar

Es uno de los ejercicios aeróbicos más completos, además no pone en riesgo nuestras articulaciones. Dar cuatro brazadas es algo que todos hacemos al entrar en contacto con el agua, pero si le dedicamos un poquito más de tiempo a nadar, este verano cuidaremos nuestro corazón, perderemos grasa y tonificaremos nuestros músculos, especialmente los del tren superior (pectorales, triceps, dorsales y músculos de la espalda).

Nadar

Si sufres habitualmente de contracturas o problemas de cervicales, la natación te va a sentar fenomenal, además no necesitas material extra, solo tú y el mar o la piscina. Manten una velocidad cómoda que te permita aguantar entre 20 y 45 minutos seguidos en cada sesión y ve cambiando de estilo. Si sigues los consejos de este post, nadar puede ser realmente divertido.

Es un deporte que engancha, por lo que es muy posible que cuando acabe el buen tiempo quieras continuar practicándolo. Con este listado con las mejores piscinas de invierno para practicar natación en tu ciudad podrás seguir nadando todo el año, como pez en el agua.

3. Kayak

Kayak

¿Espíritu aventurero? Si vives (o te alojas) en una ciudad costera y buscas un deporte “urbano”, tienes muchas opciones, snorkel, buceo, surf… y kayak, que te permitirá descubrir la costa desde otro punto de vista.

Cuando nos iniciamos en cualquier tipo de ejercicio, siempre va bien contar con la ayuda de un monitor o un amigo experto, pero en las primeras salidas de kayak todavía nos resultará mucho más útil, para que nos oriente sobre las corrientes, el oleaje y la dirección del viento.

La pala es la que nos va a servir para avanzar y cambiar de rumbo, por lo que aprender a remar de forma adecuada es primordial, en la web de Kayak Paddling encontrarás tutoriales animados que te explican paso a paso cómo hacerlo y en la de Kayakismo.com las pautas para elegir correctamente un kayak.

Remando a ritmo constante trabajaremos cardio de forma intensa y daremos un extra de fuerza a los brazos y el abdomen. Además tanto si lo practicas en la playa como en el río disfrutar de los paisajes y de la compañía (sí, en grupo es mucho mejor), hará que casi te olvides de que lo haces para mantenerte en forma.

4. Correr

Correrenelagua

Practicar running es algo que podemos hacer todo el año, pero ahora es el mejor momento para ponernos un bañador, dirigirnos a la playa, descalzarnos y lanzarnos a correr en el agua, eso sí, después de caminar previamente unos minutos para calentar.

Los beneficios son los mismos que cuando salimos a correr, pero el impacto es más suave y el esfuerzo es mayor, por lo que trabajaremos bastante más las piernas. Esta es una buena forma también de complementar la preparación para una carrera popular o incluso para participar en un Triatlón Super Sprint, si eres de los que practican varios deportes, como natación y bicicleta.

Con estas temperaturas que tenemos sentir el agua fresquita en los pies y poder darnos un baño refrescante al terminar, son dos buenos alicientes para correr por la orilla, y si además nos acompaña algún amigo, la diversión está asegurada.

5. Sup Yoga

Yogasurf

Volviendo a la tabla de surf, aunque esta vez un poco más ancha y larga, vamos a usarla para practicar encima todas las posturas de yoga que nuestro equilibrio nos permita.

Con este ejercicio, al igual que con el yoga tradicional, aumentamos la flexibilidad y el tono muscular en general, además de relajarnos y mejorar nuestra respiración, pero nuestro control corporal deberá ser mucho mayor para mantenernos sobre la tabla.

Si lo haces mal te caerás al agua por lo que esta actividad que para algunos resulta aburrida, puede convertirse en un reto de lo más estimulante. Si nunca has practicado yoga, es recomendable que primero pruebes varias de las posturas que vas a ejercitar (como el saludo al sol) en casa.

Si un entorno natural multiplica la sensación de paz que nos produce el yoga, estar en medio del mar seguro que la aumenta todavía más. Ya sabes Oooommmmm...

6. Aquagym

Aquagym

Una de las mejores formas de practicar ejercicio aeróbico intenso sin sudar y sin cansarnos. La resistencia al agua requiere esfuerzo, pero realizar los movimientos nos resulta muchísimo más fácil y evitamos el riesgo de caernos o lesionarnos, por lo que es una actividad adecuada para cualquier edad.

Las clases suelen ser muy amenas y aunque inicialmente se daban más en la piscina, ahora hay muchas playas que ofrecen la posibilidad de entrenar aquagym de forma gratuita varios días a la semana. También hay hoteles y centros de vacaciones que cuentan con este servicio.

Los beneficios van desde cuidar nuestro corazón, mejorar la circulación, tonificar los músculos y perder peso, hasta levantar totalmente el ánimo. Los monitores y la música se encargan de que la clase se mantenga siempre arriba.

7. Waterpolo

Waterpolo

Los amantes de los deportes en equipo también tienen su alternativa para jugar en el agua, el waterpolo nos exige concentración y partir de una buena forma física, por lo que si practicas ejercicio de forma habitual, encontrarás un plus de motivación en este deporte en el que se trabaja la resistencia cardiovascular y muscular al máximo.

Busca tu club más cercano o monta un equipo con los amigos para que podáis apuntaros a uno de los muchos torneos populares que se celebran en nuestras playas. Eso sí, primero tendréis que repasar bien las principales reglas básicas y practicar algunos de los ejercicios elementales para principiantes. Quizá es tarde para que consigáis un primer puesto, pero seguro que todavía estáis a tiempo de pasar momentos inolvidables.

8. Tonificar

Tonificar

En invierno tenemos la posibilidad de hacer ejercicio sin salir de casa, pero ahora que aprieta el calor es tiempo de entrenar todo nuestro cuerpo ¡sin salir del agua! Fortalecer la musculatura es mucho más agradable si estamos en la orilla del mar o en el interior de una piscina, y da muy buenos resultados.

Para ejercitar los brazos abre las palmas de las manos hacía arriba, estiralos y partiendo de la altura de las caderas empuja el agua hacia arriba y hacia los lados. Después, con las manos a la altura de la cintura, siempre bajo el agua, palmea el agua como si estuvieras tocando un tambor.

Si tomamos impulso con los brazos y salimos del agua varias veces como la chica de la foto, estaremos realizando un ejercicio estupendo para los tríceps y el pecho, que podemos repetir después dándonos la vuelta para trabajar también el abdomen. Es importante hacer un movimiento suave al subir, aunque estemos tocando pie, la fuerza debemos hacerla con los brazos, para evitar movimientos bruscos.

El borde de la piscina también nos puede servir para trabajar los abdominales, como podemos ver en el siguiente vídeo:

Otra alternativa apta para la playa es poner nuestro cuerpo en forma de V, dejando que sobresalgan solo la cabeza y los pies. En esta postura metemos el estómago como si quisiéramos tocar con el ombligo la parte de atrás de la espalda y aguantamos así durante 60 segundos, descansando y repitiendo varias veces.

Para ejercitar las piernas funciona algo tan sencillo como dar patadas cortas y largas venciendo la resistencia del agua, aunque hay muchos movimientos que también nos pueden servir, como los que se muestran en esta clase:

Los glúteos se tonifican igual que en tierra, haciendo sentadillas, pero tenemos que elegir una altura en la que al bajar no lleguemos a meter la cabeza dentro del agua. Con estos ejercicios acompañados por varios días a la semana de carrera o de natación tendremos una rutina de lo más completa.

¿Qué te parecen estas siete alternativas para cuidarte en verano? Elijas la que elijas, recuerda usar siempre protección solar para evitar quemaduras y aunque te pases el día en el mar o la piscina, hidratarte bien bebiendo agua a menudo.

Si cuando pises tierra firme todavía tienes ganas de más, no te pierdas los nueve mejores ejercicios que podemos hacer en verano aprovechando la arena de la playa. Con todas las opciones que nos ofrece el buen tiempo, no hay excusa para no mantenerse en forma. ¿Con cuál te quedas?

Foto 9 | The Londoner

Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos