Compartir
Publicidad
Hidrátate con tu propia agua saborizada
Recetas Saludables

Hidrátate con tu propia agua saborizada

Publicidad
Publicidad

Todos sabemos de la importancia de una buena hidratación en nuestra dieta diaria, pero si no eres de beber mucha agua o aunque lo intentas te cuesta demasiado, hoy te traemos una atractiva alternativa para que consigas hidrátarte con tu propia agua saborizada.

Estas aguas son una solución ideal para el verano, además de ser un producto natural las puedes hacer en tu propia casa y en cualquier momento, ya que son recetas supersencillas que tan solo te llevaran unos minutos. En este post te explicaremos como hacerlo.

Sin lugar a dudas, el agua es lo mejor que podemos ingerir para calmar la sed, pero a partir de ahora el hidratarse ya no tiene por qué ser tan aburrido. Actualmente, las aguas saborizadas se han puesto tan de moda que compiten con refrescos y gaseosas por ser una alternativa baja en calorías o sin gas.

Sus ingredientes

La fórmula general de las aguas saborizadas es: fruta (también podemos incluir hierbas y verduras), azúcar o almíbar (nosotros utilizaremos edulcorantes para rebajar al máximo las calorías, sin alterar el sabor), agua fría y hielo.

Estas preparaciones admiten gran cantidad de frutas y verduras, pero para conseguir un sabor más intenso lo ideal es consumir frutas de temporada. Anímate a mezclar las frutas que más te gusten para encontrar tu agua preferida.

Algunos ejemplos de aguas saborizadas

  • Pepino y manzana: usaremos una manzana verde, medio pepino, edulcorante líquido (al gusto), un litro y medio de agua y hielo. Calienta el edulcorante con 4 cucharadas de agua hasta que hierva y pásalo a una jarra.

    Añade las frutas y verduras cortadas en láminas junto con el resto del agua a la jarra y dejamos macerar. El hielo se añadirá un poco antes de servir. Una vez bebida el agua, las frutas todavía contendrán mucho sabor, de modo que podemos volver a echar agua y reutilizar las frutas para una nueva bebida.

  • Frisch 182816 640

  • Frutos rojos y limón: medio vaso de frambuesas, medio vaso de moras, medio limón, edulcorante líquido al gusto, un litro y medio de agua y mucho hielo. Calentamos el edulcorante líquido con un poco de agua como en el caso anterior y lo pasamos a una jarra.

    Añadimos las frutas previamente lavadas y picadas junto con el resto del agua y lo dejaremos macerar al menos una hora en el frigorífico. Con estas frutas conseguiremos un color rosáceo y un agua saborizada bien dulce.

  • Conclusión

    Estos son sólo algunos ejemplos de aguas saborizadas que podéis hacer, las combinaciones son infinitas. Se recomienda beber bien frío y además, al terminar, podemos reutilizar las frutas maceradas que nos queden en la jarra para hacer deliciosos batidos.

    Aunque este tipo de bebidas ayudan a depurar el organismo y eliminar toxinas, no hacen milagros, sólo son un complemento ideal para nuestra dieta, que debe de ir acompañada de un estilo de vida saludable.

    Además, también son ideales para los niños, sobre todo, si gracias a estas bebidas tan naturales conseguimos sustituir zumos que contengan azúcares y aditivos que no son beneficiosos para su salud.

    Imagen | Pixabay, Pixabay

    Temas
    Publicidad
    Comentarios cerrados
    Publicidad
    Publicidad
    Inicio