Compartir
Publicidad
Mitos y verdades sobre los tatuajes: ¿pueden ponerme la epidural? ¿puede darle el sol?
Cosmética

Mitos y verdades sobre los tatuajes: ¿pueden ponerme la epidural? ¿puede darle el sol?

Publicidad
Publicidad

Hacerse un tatuaje ya no es algo propio de marineros y presidiarios, por mucho que las personas de más edad sigan arrugando el gesto al verlos. A día de hoy es una opción estética muy extendida que refleja la personalidad, los gustos o (reconozcámoslo) una juventud turbulenta de quien lo lleva.

Como se trata de algo que le hacemos a nuestro cuerpo, hay que tener en cuenta ciertas recomendaciones de seguridad a la hora de hacérnoslo: principalmente, elegir un sitio que cumpla con los requisitos sanitarios y seguir las indicaciones del tatuador para curarlo después adecuadamente.

Además, no está de más aclarar algunas dudas sobre mitos comunes en torno a los tatuajes, para que sepas de qué cosas te debes preocupar, y de cuáles no.

Los tatuajes afectan al sistema inmune

Existe un poco de polémica al respecto, te explicamos por qué. Algunos estudios aseguran que cuando te haces un tatuaje, algunas células del sistema inmune llamadas macrófagos se comen la tinta y terminan llegando a los ganglios y otros órganos del sistema linfático que forman parte del sistema inmune de nuestro cuerpo.

Un estudio publicado en 2014 después de analizar los cadáveres de varias personas con tatuajes desvelaba que los ganglios de las zonas cercanas a los tatuajes estaban ennegrecidos.

Sin embargo, la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV) comenta este estudio y aclara que, aunque la tinta llegue al sistema inmune, no hay hasta la fecha evidencias de que eso tenga consecuencias patológicas de ningún tipo. Sin embargo, sí que puede suponer una interferencia en algunas pruebas de diagnóstico, dando falsos positivos para enfermedades que se diagnostican mediante pruebas de imagen.

chica-tatuajes

No te puede dar el sol

Esto es en parte cierto y en parte un bulo. Para empezar, es verdad que no debe darte el sol en un tatuaje hasta que no esté completamente cicatrizado. Ocurre lo mismo que con cualquier otra herida: el sol puede alterar el color de la piel nueva que se va formando, y si eso no tiene mayor importancia que la estética (siempre que no se te llegue a quemar), en un tatuaje que tiene una función básicamente estética, no parece una gran idea fastidiarse un tatuaje recién hecho por exponerlo al sol.

Sin embargo, no es cierto que sea el sol lo que va desdibujando los tatuajes con el paso del tiempo. Es el propio tiempo el que los desdibuja, y la acción de los macrófagos que antes mencionábamos, tanto si les da el sol como si no.

En cualquier caso, proteger la piel del sol debería ser una prioridad para todos, llevemos tatuajes o no.

No te pueden poner la epidural

Esto preocupa mucho a las mujeres que no descartan tener hijos más adelante: la posibilidad de que si se hacen un tatuaje en la zona lumbar en el futuro no puedan ponerles anestesia epidural, la que suele administrarse durante el parto para reducir los dolores del proceso.

tatuajes-espalda-epidural

En este caso, no hay una respuesta clara porque la decisión de administrar la epidural depende del anestesista que atiende a cada mujer. Es cierto que algunos se niegan cuando hay un tatuaje en esa zona ante el riesgo de introducir tinta en el sistema nervioso central, pero desde la AEDV aseguran que esto ocurre cada vez menos, ya que solo hay que hacer una pequeña incisión en la piel para introducir la inyección sin riesgos.

Aun así, como decimos, la decisión final es de cada anestesista, así que no podemos asegurar al 100% que esto no siga ocurriendo.

No puedes donar sangre

Las personas que se han hecho un tatuaje o un piercing pueden donar sangre perfectamente, siempre que hayan dejado pasar el tiempo suficiente desde que se lo hicieron (normalmente unos 4 meses) para evitar una posible enfermedad infecciosa que haya podido pasar desapercibida.

donar-sangre-tatuajes

A día de hoy, y si se cumplen todos los requisitos de higiene, hacerse un tatuaje o perforarse es casi al 100% seguro, pero sigue existiendo un pequeño porcentaje de riesgo de contraer algunas enfermedades contagiosas, como hepatitis. Por ese motivo, y para evitar que ese posible riesgo, por pequeño que sea, entre dentro del sistema de transfusiones de sangre, se pide a los tatuados que esperen unos cuantos meses antes de donar.

De esa forma, una infección, por poco probable que sea, será detectable en los controles de seguridad que se hacen a todas las donaciones y se evitará que una donación contaminada ponga en riesgo la vida de quien la reciba. Una vez pasado ese periodo, cualquier persona tatuada puede donar sangre sin problema siempre que cumpla todos los demás requisitos para hacerlo.

Imágenes | Unsplash
En Vitónica | Esto es lo que hacen las células de tu piel cuando te haces un tatuaje

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos